El BCE mantendrá el dinero barato hasta 2024

El BCE podría plantearse subir tipos a partir de 2024

Ya conocemos la primera consecuencia de la revisión estratégica del Banco Central Europeo (BCE): no habrá subida de tipos, como muy pronto, hasta 2024.

Todos los analistas coinciden al señalar que el discurso de la presidenta del organismo, Christine Lagarde, fue un ‘dovish’ o acomodaticio.

Publicidad

Pero lo que supuso un verdadero cambio es que la inflación tendrá que "alcanzar el 2 por ciento mucho antes del final del horizonte de proyección” para que el BCE reconsidere los tipos de interés, se menciona el rebasamiento de la inflación, pero como una “posibilidad”, no como un objetivo (diferencia con la Fed). 

Y, ¿esto qué supone?. Gilles Moëc, economista jefe de AXA Investments Mangers, se través a poner fecha a la subida de tipos.

El BCE adopta una postura más blanda que la Fed

“El decir que la inflación tendrá que alcanzar el 2 por ciento, mientras que el BCE espera que la inflación sólo alcance el 1,4 por ciento para entonces (en 2023) es como decir que no habrá subida de tipos antes de 2024 como mínimo”, apunta Moëc.

Por su parte, la Reserva Federal ya anticipó que habrá dos subidas de tipos en 2023, adelantando un año sus previsiones.

Publicidad
Publicidad

En la práctica, explica  Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, el BCE “está adoptando una postura más blanda en este momento y se ha dado un margen de maniobra para no tener que subir los tipos”.

El BCE lleva desde marzo de 2016 con los tipos al cero por ciento.

Los periféricos y la renta variable serán los ganadores

Esty Dwek, analista de Natixis Investment, explica que los periféricos serán los grandes ganadores de este retraso ya que les permitirá seguir financiándose a tipos extraordinariamente bajos.

Laidler añade que también será positivo para la renta variable puesto que se beneficiará de las perspectivas de una política monetaria más baja y prolongada,  y supondrá un apoyo adicional al repunte del PIB.

En cambio, esta postura ‘dovish’ también frenará al euro, lo que ayudará a las empresas europeas, que generan, en promedio, más del 50 por ciento de sus ingresos en el extranjero -la mayor proporción en relación a cualquier otra región del mundo-. 

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de