Caja Rural de Zamora, con presencia en Ourense, aumenta volumen negocio un 8%

La cooperativa de crédito Caja Rural de Zamora, que cuenta con oficinas en Zamora, León, Valladolid y Orense, aumentó en 2016 su volumen de negocio un ocho por ciento, hasta alcanzar los 2.859 millones de euros gestionados.

Ese incremento supone el doble del crecimiento del volumen de negocio del año precedente, según ha resaltado hoy en una rueda de prensa, tras la asamblea anual en la que se han aprobado las cuentas, el director general de la entidad, Cipriano García.

Este dato figura en el balance económico y la cuenta anual de 2016 de la entidad, aprobado esta tarde en la asamblea general de socios de esta entidad bancaria que cuenta con 46.000 socios individuales y 223 cooperativas asociadas.

García ha señalado que 2016 ha sido un año "importante en el devenir de la entidad", y que la ratificación de los resultados del ejercicio es la "punta del iceberg de la consistencia" de esta entidad.

Caja Rural de Zamora centra su negocio en esta provincia, donde en el último año ha gestionado más del 57 por ciento de las hipotecas concedidas en Zamora, lo que "constata la apuesta de la entidad por esta provincia", ha afirmado García.

Del mismo modo, la cooperativa de crédito pretende reforzar su expansión en otras provincias, donde alcanza entre el 20 y el 25 por ciento del volumen de negocio, y está especialmente presente en las provincias de León y Valladolid, donde cuenta con quince y seis oficinas, respectivamente.

Cipriano García ha subrayado la cercanía con los clientes como una de las prioridades de la entidad, "sin menoscabar medios digitales, donde somos entidad competitiva".

Al contrario de la mayor parte de entidades de crédito, Caja Rural de Zamora ha incrementado en los últimos años tanto el número de oficinas como el de empleados.

Pese a ello se consolida como una de las entidades más competitivas como demuestra el hecho de que para ganar cien euros tiene que gastar 44 mientras que la media del sistema financiero español es de 55.

El balance del ejercicio arroja unos números positivos, con un beneficio de 10,8 millones de euros en la cuenta de pérdidas y ganancias, lo que supone incrementar los beneficios casi un 34 por ciento respecto al año anterior.

Además, el índice de morosidad es inferior a la media del sistema bancario español y se ha situado en el 6,9 por ciento, mientras que la ratio de solvencia, una vez aprobadas las cuentas del año, supera el 16 por ciento.

La estrategia de esta Caja en el último ejercicio se ha basado en sanear los activos, incrementar la capitalización, expandir su modelo de negocio hacia las provincias limítrofes con Zamora, y mantener un modelo basado en el desarrollo y el apoyo al tejido productivo y al entorno social del territorio en el que actúa.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.