Banco RBS mantiene mayoría de directivos que aconsejó mal a miles de empresas

Casi todos los directivos del Royal Bank of Scotland (RBS) de la nueva unidad de reestructuración creada para pequeñas empresas trabajaron en la división que aconsejó mal a miles de empresas con problemas financieros, a las que se aplicó tasas excesivas, informó hoy el Parlamento británico.

El Comité de Tesorería de la Cámara de los Comunes, que hace una semana reveló el caso, informó de que 30 de los 32 empleados en categorías de gerencia o niveles superiores participaron en la división Global Restructuring Group (GRG) del banco, un servicio dedicado a reflotar empresas con problemas.

El 75 % del total de trabajadores actuales perteneció anteriormente a la controvertida unidad.

Según el regular británico, GRG tomó decisiones que eran "injustas e inconsistentes" para solventar los problemas financieros de sus clientes y señaló cómo las compañías eran derivadas a esa división cuando dejaban de pagar un plazo de sus préstamos o sufrían una pérdida considerable en sus ventas o beneficios.

Para el comité parlamentario, los nuevos datos sugieren que el banco británico no ha puesto en marcha los mecanismos a los que se comprometió para erradicar las malas prácticas.

Su presidenta, la diputada Nicky Morgan, afirmó que todo apunta a que ha habido "un ejercicio de cambio de marca" y exigió que RBS proporcione detalles sobre cómo se ha modificado la formación y los bonos otorgados al personal para garantizar que la "cultura tóxica" dentro de la división en cuestión haya sido eliminada.

El comité también expresó su preocupación por las "sorprendentemente bajas" compensaciones que se han pagado hasta ahora a las pequeñas empresas afectadas por la mala gestión y pidió que la entidad proporcione datos actualizados cada trimestre para que puedan ser analizados por la autoridad independiente.

Hasta ahora se ha pagado un millón de libras en reclamaciones (1.135 millones de euros) por pérdidas y las estimaciones apuntan a que se abonarán unos 5 millones de libras (más de 5,6 millones de euros) en total.

Una cifra mucho menor a los 280 millones de libras (más de 318 millones de euros) que el banco destinó a sufragar las quejas de los negocios afectados.

El Royal Bank of Scotland, que en un 72 % es de propiedad estatal, registró en 2017 su primer beneficio atribuido en diez años, al ganar 752 millones de libras (852 millones de euros), frente a los 6.955 millones de libras (7.886 millones de euros) que perdió el año anterior.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.