El Tesoro celebra el jueves la primera subasta tras el cambio de presidente

El Tesoro público aspira a captar el jueves hasta 5.250 millones de euros en la primera subasta de deuda que tendrá lugar en España desde que Pedro Sánchez fuera designado presidente del Gobierno, tras triunfar el pasado viernes en el Congreso la moción de censura contra Mariano Rajoy y su Ejecutivo.

Los inversores tendrán ocasión de manifestar ese día su grado de confianza en el futuro de la economía española, algo que se mide mejor cuanto más largo sea el plazo de amortización de los títulos emitidos, según los expertos consultados por Efe.

En esta puja, que también servirá para inaugurar el mes de junio, se pondrán en circulación entre 2.000 y 3.000 millones de euros en bonos a 3 años y obligaciones a 5 y 10 años, a los que se unirá otra emisión de obligaciones a 5 años indexada a la inflación en la zona del euro.

La última vez que se subastaron bonos a 3 años, el pasado 3 de mayo, se les aplicó un rendimiento del -0,138 %, que fue menos negativo que el de la vez anterior, igual que ocurrió con las obligaciones a 10 años, que salieron ese mismo día con un interés marginal del 1,295 %, frente al 1,255 % anterior.

También en esa fecha se vendieron obligaciones a 5 años indexadas a la inflación, cuya rentabilidad fue más negativa aún que en la ocasión previa, del -1,551 %.

Por último, la última subasta de obligaciones corrientes a 5 años, el 17 de mayo, se saldó con un rendimiento del 0,461 %, superior al 0,208 % precedente.

El mercado ha recibido con manifiesto alivio el cambio de presidente en España porque, entre otras razones, supone el fin de la incertidumbre, algo que se ha notado también con la llegada del nuevo Gobierno de Italia, lo que se ha reflejado en el repunte de las bolsas tras la sangría de la semana pasada, así como en una prima de riesgo mucho más controlada, explican los expertos.

A las 15.00 hora local, el IBEX 35, principal indicador selectivo español, recuperaba un 1,63 % y se disponía a conquistar de nuevo la barrera de los 9.800 puntos, después de cerrar el pasado viernes con unas pérdidas semanales de casi el 2 %, aunque la sesión del día terminó con una subida del 1,76 % tras la toma de posesión del Gobierno italiano y la elección de Pedro Sánchez.

Por su parte, la prima de riesgo española se encontraba a estas alturas de la sesión en 94 puntos básicos, ocho menos que en la apertura y tras llegar a alcanzar los 140 en los peores momentos de tensión política, al tiempo que la de Italia se suavizaba hasta los 215 puntos desde los 226 de primera hora.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.