La retribución flexible: clave en el sistema de pensiones

Esta modalidad es el gran desconocido en España a pesar de ser atractiva para trabajadores y empresarios

Parece que la cartera que dirige José Luis Escrivá sigue empeñada en confrontar los planes de pensiones de empleo (segundo pilar) frente a los planes individuales (tercer pilar) sin entender, o no querer entender que, a tenor de la Resolución del Parlamento Europeo de 2013, se debe fomentar también éstos últimos a través de planes de ahorro privados con incentivos equitativos, además del pilar que constituyen las propias pensiones públicas (primer pilar). 

Después de que el año pasado redujera de 8.000 a 2.000 euros el límite de las aportaciones a los planes de pensiones individuales con derecho a desgravación en el IRPF; el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene recoge una rebaja adicional de esos 2.000 a 1.500 euros, con lo que en dos ejercicios los incentivos fiscales del tercer pilar del sistema de pensiones se habrían reducido en un 81,25 por ciento, empujándolos a la extinción.

Tanto es así que algunos expertos han estimado ya que al cierre de este año las nuevas aportaciones realizadas por los partícipes a los planes individuales se habrán reducido un 40 por ciento, por lo que el negocio de particulares se centrará en los traspasos de cartera, y su crecimiento se centrará en los rendimientos de éstas. 

Cómo complementar los planes de pensiones individuales

Sin entrar en el desacierto que supone minar uno de los tres pilares sobre los que habría de sustentar nuestro sistema de pensiones, es importante señalar el protagonismo que esta situación otorga a los Planes de Ahorro para la Jubilación contratados por los trabajadores a través de los sistemas de retribución flexible. 

Ante los desincentivos del tercer pilar mencionados, y ante un sistema público de pensiones opaco y carente de equidad actuarial, no queda otra que fijar la mirada en el segundo pilar (los planes de pensiones de empleo) y tratar de ver cuál es la mejor manera de complementar los planes de pensiones individuales. 

La retribución flexible es una práctica muy desconocida en España y que apenas tiene adeptos; a pesar de suponer un beneficio fiscal tanto para trabajadores como para empresarios.

Publicidad
Publicidad

Grosso modo podríamos decir que es un sistema a través del cual todas las empresas y los autónomos pueden ofrecer a sus empleados la posibilidad de cargar contra sus salarios la compra de algún bien o servicio al mismo tiempo que el trabajador o el propio autónomo se beneficia de reducciones fiscales en función de su tipo marginal del IRPF, lo que significan ahorros fiscales que en algunos casos superan el 50 por ciento. 

Lo más extendido entre las empresas que ofrecen este tipo de retribución son servicios como los cheques guarderías o ayudas al transporte, existiendo un gran desconocimiento de la posibilidad de que en el mismo porfolio se incluyan, precisamente, productos de ahorro finalista que ayuden a complementar la jubilación. 

El papel de las empresas en las pensiones

En este sentido cabe señalar el papel protagonista que deberían desarrollar las empresas en la película de las pensiones. Son muchas las asignaturas pendientes que tiene el Estado en materia de reforma del sistema de pensiones.

Desde esta misma tribuna hemos venido señalando algunas de ellas desde hace ya bastante tiempo. Pero se ha hablado muy poco de la responsabilidad que tienen las empresas en la construcción y fomento del segundo pilar.

La vertebración de la retribución flexible como oferta para atraer y retener el talento es una vía aún por explorar. Una adecuada gestión de las diferentes alternativas de los productos de Previsión Social Colectiva se volverá un elemento diferenciador para la captación y retención de los perfiles más competentes, siendo la retribución flexible el primer paso para implementar estos esquemas de manera asequible para las empresas. 

Publicidad

Finalmente, entre las novedades que cabe aplaudir al Ejecutivo está la posibilidad que tendrán los autónomos sin empleados de acceder a planes de pensiones de empleo. Una opción que hoy no tienen y que a partir del próximo año será una realidad. 

En portada
Publicidad
Noticias de