Cuánto dinero pierdes con la jubilación anticipada

En el caso de la jubilación anticipada voluntaria, los coeficientes reductores de la prestación oscilan entre el 2,81 y el 21%. En la voluntaria este rango se sitúa entre el 0,5 y el 30%

Muchas personas sueñan con acceder a la jubilación pronto para cumplir el sueño de dar la vuelta al mundo, cuidar a otros familiares o, simplemente, no tener que levantarse pronto por la mañana. 

Estas personas deben saber que el sistema español permite jubilarse anticipadamente si se cumplen ciertos requisitos, de edad y años cotizados, como abordamos en un artículo publicado recientemente

Publicidad

En concreto, es posible jubilarse hasta dos años antes de manera voluntaria y cuatro, si ha habido un ERE o un despido de por medio

Si bien, acceder a la jubilación anticipadamente siempre supone una merma económica respecto a la pensión que percibiríamos de retirarnos en la fecha que nos toque por ley. 

El coeficiente reductor de la jubilación anticipada 

Esta merma es lo que se conoce como “coeficiente reductor”, que se aplica sobre la pensión teórica que cobraríamos de jubilarnos en la edad legal ordinaria, y que depende de tres factores: el número de años cotizados a la Seguridad Social, el número de meses de anticipación en la edad de jubilación y la naturaleza de la misma (es decir, si la jubilación es voluntaria o forzosa). 

Estos coeficientes van desde el 2,81 por ciento al 21 por ciento en el caso de la jubilación anticipada voluntaria; y entre el 0,5 y el 30 por ciento en la involuntaria, según las tablas que entraron en vigor el 1 de enero de 2022. 

Así, el 2,81 por ciento es el mínimo de penalización que se aplica al jubilarse voluntariamente tan solo un mes antes, con un periodo cotizado igual o superior a 44 años y seis meses (el máximo). 

Con ese mismo periodo de cotización, la reducción subiría al 13 por ciento en el supuesto de jubilarse 24 meses antes, como se aprecia en la tabla de la Seguridad Social sobre coeficientes reductores de la jubilación anticipada voluntaria.  

Publicidad
Publicidad

“Antes había tres tramos, pero eran trimestrales y un mismo coeficiente reductor se aplicaba durante todo ese periodo. El cambio ha penalizado mucho la jubilación anticipada. Desde que empezaron a aplicar este nuevo sistema, las jubilaciones anticipadas han caído a la mitad”, explica Salvador Carrero, portavoz de Lefebvre. 

Los coeficientes reductores de la jubilación anticipada involuntaria 

En el caso de la jubilación anticipada involuntaria, la penalización mínima es del 0,5 por ciento, que es la merma que recibiría la pensión de una persona que hubiera cotizado el máximo (más de 44 años y seis meses) y que quisiera retirarse solo un mes antes.  

En cambio, si esa misma persona adelantase el retiro en 4 años (48 meses), la reducción de la prestación subiría al 24 por ciento, como se aprecia en el cuadro de la Seguridad Social sobre coeficientes reductores para la jubilación anticipada involuntaria.   

Publicidad

Es decir, perdería el derecho a un cuarto de su prestación teórica. 

¿Cuándo compensa jubilarse antes? 

Por eso, Salvador Carrero explica que jubilarse antes solo “compensa cuando la base reguladora de la pensión (el cociente de dividir por 350 las bases de cotización del interesado durante los últimos 300 meses) se queda por encima de la máxima” (que este año está en 44.450 euros anuales o 3.175 euros mensuales en 14 pagas). 

Pero aun así, también las personas con carreras largas, salarios altos y, por tanto, bases de cotización por encima de la máxima reciben asimismo una penalización por jubilarse antes de manera voluntaria. 

De hecho, desde este año, la penalización por jubilarse antes en este supuesto (cuando la base reguladora supera la pensión máxima) es superior, según la tabla transitoria que entró en vigor el 1 de enero y que estará vigente durante diez años. 

Publicidad

Específicamente, el coeficiente reductor máximo aplicable a personas con pensión teórica máxima ha subido desde el 4 por ciento que se aplicaba en 2023 al 5,70 por ciento. Es decir, supone un 1,70 por ciento más. 

Jubilarse antes en situación de desempleo 

Más allá de las pensiones elevadas, la anticipada puede ser asimismo una salida para las personas en situación en desempleo desde hace al menos tres meses, que cumplan los requisitos de cotización. 

En ese caso, se les aplicarían los porcentajes de la jubilación forzosa que, como hemos visto, son algo mejores. 

Así las cosas, solo se libran de los coeficientes reductores los trabajadores que se jubilen anticipadamente de una profesión considerada de riesgo, como mineros, bomberos o policías; y también los que tienen un grado de discapacidad igual o superior al 45 por ciento. 

Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines ¡No te decepcionaremos! También puedes añadir las alertas de finanzas.com a tus redes y apps: Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

Publicidad
En portada

Noticias de