Solaria sigue cara pese a los recortes en bolsa

La ratio precio-beneficio y la alta presión de los bajistas juegan en contra de un rebote en Solaria

Solaria sigue pagando la imponente subida del 247,65 por ciento de 2020. Los títulos han pasado de los máximos históricos en los 30,94 euros de inicios de 2021 a los 14,7 euros sobre los que cotiza ahora. 

El descenso de precios se traduce en una caída superior al 40 por ciento desde que registrase máximos históricos. 

Publicidad

Las caídas no se están traduciendo en una oportunidad de entrada por precio si se atiende a una métrica clave para valorar si una acción está cara o barata: el PER. 

El PER es la ratio que mide la diferencia de precio-beneficio que ofrece la apuesta por una acción y la teoría señala que cuánto más elevado es el PER más cara está una acción. 

Solaria cuenta con un PER de 43,30 veces, el mayor de todo el IBEX 35, y las proyecciones del consenso del mercado estiman que se mantendrá estable a 12 meses, en 41,27 veces. 

El PER es superior al de otras compañías del sector como Acciona Energía que cuenta con una ratio precio-beneficio de 25,22 veces o Grenergy, con 36,86 veces.

Publicidad
Publicidad

SOLARIA (SLR)SOLARIA (SLR)

0,331,47 %
22,75

Los fondos de cobertura suman el 3,49 por ciento del capital 

La acción cara y la subida captó la atención de los fondos de cobertura que no cesan de operar contra la compañía de energía solar. 

Solaria encuentra en su capital social a cuatro fondos de cobertura -Millennium Capital, Odey AM, Helikon y Sandbard AM- que suman el 3,49 por ciento del circulante. 

La posición conjunta les colocaría como los segundos accionistas de la compañía por detrás de DTL Corporación, la sociedad desde la que Enrique Díaz Tejeiro y su familia fundaron la compañía controlando ahora el 39,98 por ciento del capital social. 

La visibilidad del sector 

El miedo a un pinchazo en la burbuja de las renovables preocupa a los inversores pues las compañías pagan elevados precios por la energía y los proyectos

La Unión Europea también distorsiona el análisis sobre las renovables al contemplar que la energía nuclear sea calificada como verde dentro de su plan de transición energética y abre el abanico a los inversores a otro tipo de energéticas que se estaban quedando fuera de las inversiones ESG. 

Publicidad

La falta de visibilidad lastra a las cotizaciones y Solaria se enfrenta a retrasos en la ejecución de contratos que retrasarán el cumplimiento de su plan estratégico respecto a la capacidad instalada. 

El consenso del mercado sí se muestra más favorable con Solaria, que recientemente ha registrado varias mejoras de precio objetivo desde entidades de inversión como Goldman Sachs o Credit Suisse.

Las intervenciones políticas lastran a Solaria 

El 52,6 por ciento de los expertos que recoge el panel de Bloomberg recomienda tomar posiciones en un valor que arroja un precio objetivo promedio de 19,54 euros, por lo que al cotizar sobre los 14,7 euros el potencial de revalorización es superior al 30 por ciento. 

El director de GVC Gaesco Valores, Victor Peiro, es una de las voces del mercado que más defiende a Solaria, pese a que acaba de reducir su precio objetivo hasta los 27 euros desde los 31 euros precedentes. 

Publicidad

Peiro pasó por los micrófonos de finanzas.com en el podcast de cierre de mercados y sentenció que “nada” se ha torcido en Solaria, que tiene capacidad para doblar su precio actual. 

El responsable de valores del bróker de la gestora GVC Gaesco cree que todo se debe a una simple recogida de beneficios tras la revalorización de 2020. 

Peiro sí reconoció que el Gobierno no ayuda ni a Solaria ni al sector y que por esta vía podrían estar llegando también las pérdidas: “Tenemos un Gobierno que lanza mensajes contradictorios”, enfatizó. 

“Por un lado dicen que la energía eléctrica tiene que ser renovable en unos años y por otro ponen más impuestos porque como no consumen CO2 y no consumen gas pues tienen que pagarlo, es totalmente ilógico”, explicó. 

El experto confía en que Solaria acelere en el corto plazo la ejecución de proyectos “porque los retrasos se han producido por problemas administrativos a causa del Covid-19". Además, remachó, pese a los cuellos de botella que aumentan los costes, “la evolución tecnológica terminará por abaratar los precios”.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de