Almirall sube sus objetivos anuales a pesar del pinchazo en resultados

Almirall pierde 42,8 millones de euros hasta junio pero eleva la horquilla prevista para el ebitda hasta los 195-215 millones de euros

Almirall perdió 42,8 millones de euros en el primer semestre del año, frente a las ganancias de 42,4 millones de euros del mismo período de 2020. El consenso de analistas esperaba un beneficio en el trimestre de 18,9 millones de euros.

A pesar de este pinchazo en resultados, Almirall elevó sus previsiones de ebitda para este año hasta la horquilla de los 195-215 millones de euros, frente a los 190-210 millones que calculaba previamente.  

En marzo, el CEO de la compañía, Gianfranco Nazzi, ya dijo que el grupo iba "por el buen camino" y mantuvo el objetivo anual de ebitda en la horquilla 190-210 millones. Este lunes, la farmacéutica lo acaba de elevar pese las pérdidas de 42,8 millones y a la caída del 1 por ciento en la facturación.

Almirall sufre un Impacto extraordinario de 100 millones

Los resultados de la farmacéutica sufrieron el impacto de una dotación extraordinaria por 100 millones de euros por el deterioro de activos intangibles.

Este deterioro se desglosa en  69 millones atribuibles a Seysara, su tratamiento contra el acné, en otros 22 millones a la cartera de los EE.UU y en 12 millones por no haber ejercido la opción de compra de la compañía Bioniz Therapeutics.

Publicidad

Incluso sin tener en cuenta estos extraordinarios, la compañía habría obtenido un beneficio hasta junio de 57,8 millones de euros, el 2,8 por ciento menos.

Publicidad

Los ingresos totales en el semestre alcanzaron los 427,8 millones de euros, lo que supone un descenso del 1,2 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Además, la compañía reportó un ebitda en el trimestre de 136,6 millones de euros, el 0,4 por ciento menos que en el primer semestre de 2020, pero ligeramente por encima de los 125,2 millones que esperaba el mercado.

El negocio dermatológico de Almirall aporta el 13 por ciento más

En la evolución por divisiones, el negocio dermatológico de Almirall aportó 187 millones de euros hasta junio, el 13 por ciento más. El primer producto en ventas fue Ilumetri, un medicamento contra la psoriasis crónica grave, con una aportación de 36,5 millones, el 105 por ciento más.

Además, su antibiótico contra el acné, Seysara, aportó 12,1 millones a la cifra de ventas, el 59 por ciento más. No obstante, Almáx, otro de los medicamentos estrella, apenas subió su aportación un 3 por ciento, hasta los 15,9 millones.

La compañía espera que la covid-19 siga impactando su negocio este año, si bien confía en una normalización progresiva en el segundo semestre del año.

Publicidad

Almirall dice que hay fuerte potencial a medio plazo

Las cifras presentadas por Almirall suponen una presión añadida para la cuenta de resultados y los objetivos de la farmacéutica. Con todo, la compañía elevó sus previsiones e insistió en el fuerte potencial a medio plazo de sus productos en desarrollo.

"La solidez de los resultados obtenidos confirma que estamos progresando como se esperaba, con una cartera de productos innovadora enfocada a desplegar todo el potencial a medio plazo a través de importantes catalizadores durante este año y en 2022", dijo Gianfranco Nazzi.

El grupo prevé lanzar en la segunda mitad del año Klisyri, un tratamiento innovador para la queratosis actínica.

Además, Almirall espera que se apruebe en diversos países europeos su crema Wynzora, para la psoriasis vulgar de leve a moderada. Igualmente, prevé tener los datos iniciales de fase III de lebrikizumab, para el tratamiento de la dermatitis atópica de moderada a grave.

Publicidad
En portada

Noticias de