Vuelven «Las Campos»: El exhibicionismo de la intimidad como gancho televisivo

Hace dos años, Telecinco estrenaba «Las Campos», un docu-reality producido por La Fábrica de la Tele que mostraba las vidas cotidianas de María Teresa Campos y sus dos hijas, la también presentadora Terelu Campos y Carmen Borrego. El formato, que desnuda todos los aspectos de la intimidad personal de la familia, lleva desde entonces emitiéndose en la primera cadena de Mediaset, donde en breve estrenará su tercera temporada.

La cadena de Mediaset es muy consciente del gancho que tienen esta clase de programas para el público, ávido de morbo y extravagancias. En esta nueva entrega de episodios van a traspasar otra barrera más, tal y como explicó Beatriz Cortázar, colaboradora de «Sálvame» y «El programa de Ana Rosa», en los micrófonos de esRadio: «Podemos anunciar que el reality de las Campos vuelve, con lo que tengan grabado y con lo que se va a grabar próximamente», expresó, antes de soltar la 'bomba'. «El plato fuerte va a transcurrir en el quirófano. Las Campos se van a someter a lo que se llama una cirugía plástica. Van a hacerse una serie de retoques: bajo cuello, estiramiento y lo que se llama una lipoescultura general», agregó Cortázar. Lo nunca visto hasta ahora en la televisión española: una operación estética en directo.

El de Las Campos es un caso extremo, pero no es el suyo el primer programa en España que sigue a un famoso minuto a minuto. Uno de los más exitosos fue el protagonizado por Alaska y Mario, emitido en la MTV y cuya quinta temporada se estrenó hace unos días. El reality muestra sin tapujos los ires y venires de la pareja: en la primera temporada Alaska y Mario se centran en los preparativos para casarse por todo lo alto; la segunda entrega acompaña a los músicos en su luna de miel recorriendo Estados Unidos. Un poco más adelante vuelve a haber preparativos para un gran banquete, en este caso por el cincuenta cumpleaños de Alaska. «No hacemos telebasura, hacemos un reality porque nos gusta, nos divierte y disfrutamos. Nuestra nuestra vida tiene una parte lúdica, pero también una muy emocional, de valores tradicionales», declararon Alaska y Mario a ABC hace una semana.

En Estados Unidos, por supuesto, este tipo de programas están a la orden del día. El actor Mark Wahlberg, por ejemplo, protagonizó hace unos años «Wahlburguers», un programa en el que Wahlberg y sus hermanos cuenta cómo funciona la hamburguesería familiar. Las veteranas del género por excelencia son las hermanas Kardashian, que desde hace once años son las protagonistas de «Keeping up with the Kardashians», un reality que acumula ya catorce temporadas y más de 200 episodios. Algunos de ellos tan rocambolescos que incluso hacen sombre a Las Campos, como un especial centrado en la operación de cambio de sexo de su padrastro.

Pero el pionero de este tipo de programas fue el cantante del grupo de heavy metal Black Sabbath, Ozzy Osbourne, y su controvertida familia, que accedieron a llenar de su casa de cámaras para mostrar a los espectadores cómo era su rutina. Aquel insólito reality, «The Osbournes», emitido en la MTV, se convirtió en uno de los programas más vistos de la historia de la cadena.

La lista de los famosos que han permitido a las cámaras seguirles día y noche es inmensa: las nietas de Nelson Mandela lo hicieron en «Being Mandela», la exmujer y las hijas de Clint Eastwood contaron sus intimidades en «Mrs. Eastwood & Company», Jon Bon Jovi protagonizó «If a wasn't a rock star», donde se preguntaba qué habría sido de su vida de no haberse dedicado a la música. Paris Hilton no se conformó con ser la estrella en uno de estos programas, sino que tuvieron que ser dos: «The simple life», grabado junto a Nicole Richie, en el que juntas trabajaban en «trabajos normales», y «Paris Hilton My New BFF», una especie de casting en la que la celebritie buscaba a su nueva mejor amiga. Y es que muchos están dispuestos a cualquier cosa con tal de salir por televisión y embolsarse una buena cantidad de dinero.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.