Multitudinario funeral para despedir al héroe de Guillena

El frío que esta mañana hacía en Guillena no ha impedido que cientos de personas pasaran por la capilla ardiente del cabo primero de la Guardia Civil Diego Díaz para darle el último adiós y mostrar el pésame a su familia.

Las instalaciones del centro cívico La Estación de Guillena se abrieron a las 9 de la mañana y la cola de vecinos, no sólo de esta localidad, donde el agente llevaba 16 años, sino de distintos puntos de Andalucía, daba la vuelta a la plaza.

Desde la noche del martes, cuando abrieron la capilla ardiente, no han dejado de pasar vecinos, compañeros y conocidos de la familia. El féretro con los restos mortales del cabo primero llegó sobre las ocho y media de la tarde de ayer, guardias civiles de toda la provincia, vestidos de gala, esperaban en el patio del centro cívico, junto con antiguos compañeros ya jubilados y varios centenares de vecinos.

Cuando bajaron el féretro del coche, el compañero más veterano destinado al puesto de Guillena, se abrazó a él durante unos minutos, muy emocionado. Las muestras de cariño entre los agentes de Guillena, incluso de los responsables políticos que allí estaban, se han centrado en la madre del cabo, visiblemente muy afectada.

Lo mismo ha ocurrido esta mañana en la capilla ardiente cuando el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, han impuesto a título póstumo la Medalla de la Orden del Mérito de la Guardia Civil con Distintivo Rojo y la Medalla de Oro de Protección Civil en gratitud a su «heroísmo». Después de hacerlo, le han dado el pésame a la familia junto con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Al terminar el acto, el ministro del Interior ha dado las gracias a los medios por la cobertura realizada como consecuencia de «este trágico hecho» que ha costado la vida al cabo primero. Ha destacado su labor durante los últimos 16 años de destino en esta localidad «sirviendo y atendiendo desde este pueblo a todos los intereses, no sólo de Guillena, sino de Sevilla, Andalucía y del resto de España».

Zoido ha insistido en el valor de los componentes del Instituto Armado, en este caso el del cabo primero, que «por atender a su deber ha perdido la vida».

Zoido: «El Gobierno en pleno está orgulloso de lo que hizo el cabo primero por salvar a los demás»

Asimismo, en el mismo sentido, el ministro agradeció a todas las administraciones, desde el Ayuntamiento «con el alcalde a la cabeza», como la Junta de Andalucía por trasladar este sentimiento de preocupación estos días y de pena después por la muerte del agente.

Y a su familia, «nuestro apoyo y sincero pesar y conmoción por haber perdido la vida como lo ha hecho». Para Zoido esto demuestra «cómo es la Guardia Civil, su responsabilidad, honor y servicio, incluso cuando tienen que poner en riesgo su vida».

Y, también, «cómo defienden los intereses de toda la sociedad, protege los derechos y la libertad y, al mismo tiempo, defiende la vida de las personas».

Por eso, «era el momento de acompañar a la familia y a sus compañeros», añadió Zoido que dijo sentirse orgullo de cómo es la Guardia Civil y el resto de las Fuerzas de Seguridad del Estado. «El Gobierno en pleno está orgulloso de lo que hizo el cabo primero por salvar a los demás».

Zoido impone la Medalle de Oro al Mérito a título póstumo
Zoido impone la Medalle de Oro al Mérito a título póstumo - EFE

Por su parte, Susana Díaz ratificó las palabras del ministro y añadió que «Diego Díaz ha sido un ejemplo de una persona al servicio de la seguridad y protección de los demás ciudadanos». Agradeció también la labor de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y resto de servicios de Emergencias porque arriesgan su vida a diario por mantener la seguridad de todos. «Diego, un andaluz, arriesgó su vida por salvar la de otros tres andaluces», dijo.

La familia ha pedido quedarse a solas en la capilla ardiente un rato antes de la hora del funeral, que se ha oficiado en la iglesia Nuestra Señora de La Granada.

Susana Díaz: «Diego, un andaluz, arriesgó su vida por salvar la de otros tres andaluces»

Los vecinos se concentraban en los alrededores del templo, situado en la zona más antigua de Guillena, con hora y media de antelación. La misa funeral ha comenzado con retraso.

Antes de entrar en la iglesia el féretro, ha sonado el himno nacional. La iglesia se ha quedado muy pequeña para recibir a tanta gente, sobre todo porque en los días previos a Semana Santa hay montados cuatro pasos. Compañeros, amigos, familiares han llegado desde distintos puntos de Andalucía para despedirse del cabo primero.

A la salida del féretro, como último homenaje a Diego Díaz, se ha oído «La muerte no es el final» y el himno de la Guardia Civil.

El féretro será trasladado por carretera hasta su localidad natal, Antequera (Málaga), para ser enterrado.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.