Mugabe recibirá una indemnización de 10 millones de dólares

La renuncia del expresidente de Zimbabue, Robert Mugabe, tiene un alto precio: diez millones de dólares estadounidenses, inmunidad total para él y para su familia, protección de sus propiedades privadas y la posibilidad de seguir viviendo en su mansión conocida como «Blue Roof» en Harare.

Poco a poco se van conociendo más detalles del resultado de las negociaciones entre altos cargos del partido gobernante próximo a Emmerson Mnangagwa, representantes de Mugabe, el sacerdote católico Fidelis Mukonori y el ex gobernador de la RBZ, Gideon Gono, previas a su renuncia, que tuvieron en vilo al país durante una semana y media.

Si bien es cierto que se desconocen las cantidades exactas en cada concepto, un alto cargo de la Unión Africana Nacional de Zimbabue-Frente Patriótico (Zanu-PF), dijo que el total no sería inferior a los 10 millones de dólares (unos 8,3 millones de euros). El exmandatario, de 93 años, recibirá su salario mensual íntegro de por vida mientras que su mujer, Grace «Gucci» Mugabe, de 52 años y recientemente expulsada del partido, recibirá la mitad de esa cantidad cuando su marido fallezca. Además, el estado pagará por su atención médica, el personal doméstico, la seguridad y viajes al extranjero. Según el medio «The Independent», la pareja podría recibir un pago en efectivo de 5 millones de dólares en los próximos días y el resto se pagaría en cuotas.

Además, el acuerdo incluiría la protección de los intereses comerciales de la familia Mugabe, que disponen de numerosas granjas en todo el país. Precisamente, el retraso al anunciar su dimisión podría deberse a la dificultad de elaborar la lista de activos de la familia Mugabe. El carácter derrochador y ostentoso de ésta, especialmente de su mujer e hijos, siempre han despertado mucho malestar en un país ahogado económicamente y con una tasa de paro muy alta. En los últimos meses han adquirido coches de alta gama Rolls-Royce y varias propiedades en Sudáfrica, país de origen de la ex primera dama. Sin embargo, una de las prioridades del veterano de guerra era no exiliarse, si no poder disfrutar de su jubilación en Zimbabue con todos sus beneficios.

Este acuerdo ha sido duramente criticado por la oposición: «No tenemos conocimiento de ningún acuerdo alcanzado con Mugabe, y si hubiera un acuerdo con dinero de por medio o cualquier otra cosa es inconstitucional», dijo Douglas Mwonzora, secretario general del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC, por sus siglas en inglés). Según un parlamentario independiente, Themba Mliswa, Mugabe al tratarse de un presidente retirado no debería tener inmunidad frente a los delitos penales o civiles cometidos durante su mandato.

La exprimera dama, que levanta mucha controversia tanto dentro como fuera del país por su ambición y carácter derrochador, ha jugado un papel clave en las negociaciones previas a la renuncia de su marido. Grace Mugabe pidió expresamente que se protegieran sus bienes ?con hasta diez granjas-, que se construya una universidad de mil millones de dólares americanos que lleve el nombre de su marido y que las calles y edificios que llevan el nombre de Robert Mugabe no se modifiquen.

Las lágrimas del presidente

Mugabe se aferró al poder hasta que se vio totalmente acorralado por su ejército -quien inició una intervención militar el 14 de noviembre- y por el Zanu-PF ?que le despidió como líder del partido e inició un proceso parlamentario para destituirlo-. Según una información de Reuters, el veterano líder «lloró» por la traición de los suyos cuando aceptó la renuncia tras una dramática semana y media de intensas negociaciones.

Su caída después de 37 años en el poder fue impulsada por una batalla entre el recién nombrado presidente Mnangagwa (y fiel compañero de Mugabe durante décadas) y su segunda mujer Grace Mugabe, para suceder al veterano líder tras las próximas elecciones de 2018.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.