Merkel y Juncker reclaman unidad y fuerza en la UE ante el Brexit

Los principales dirigentes europeos han pedido unidad, fuerza y claridad en las negociaciones sobre la salida de Gran Bretaña de la UE. Desde Estrasburgo hasta Berlín se considera que el discurso de Theresa May empieza a clarificar la situación al fin, aunque se señala unánimemente que el resultado ha de ser un acuerdo «razonable» pero que deje claro que no puede haber una fórmula que tenga para el Reino Unido más ventajas que la situación actual y que pueda crear precedentes.

La canciller alemana, Angela Merkel, se refirió ayer al discurso de May durante la visita del primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, afirmando que agradece la clarificación de la primera ministra británica, pero advirtiendo de que «los europeos no nos dejaremos dividir».

Tusk celebró incluso que el discurso le pareció «más cerca del espíritu de Churchill que del de Trump»

En el Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo, todos los responsables de las instituciones comunitarias celebraron que May hubiera dejado claro que tiene en mente una salida neta y completa de la UE y del mercado único, y le recordaron que ahora no puede elegir quedarse con los beneficios que tenía como miembro y rechazar los esfuerzos que conllevan, como la libertad de circulación de trabajadores. El presidente del Consejo, Donald Tusk, dijo en el pleno que está satisfecho por el tono del discurso y por que se deduce que en Londres «han entendido y aceptado que no es posible la táctica de elegir en la negociación sólo lo que les interesa». Tusk celebró incluso que el discurso le pareció «más cerca del espíritu de Winston Churchill que del de Donald Trump», seguramente sin darse cuenta de que en esta sede de la Eurocámara hay un edificio al que se le dió el nombre del célebre ex primer ministro británico, que se convertirá en un detalle disonante cuando el Reino Unido abandone completamente la UE.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, habló con May el martes y según su relato le dijo que tomaba nota de su discurso, pero también que «los discursos no son por sí mismos un inicio de las negociaciones. Cuando el Reino Unido invoque el artículo 50 será cuando empiece una negociación que durará dos años, según los tratados», y cuyo resultado final «deberá cumplir las reglas» puesto que sus consecuencias «tendrán gran relevancia tanto para el Reino Unido como para los países de la UE». Y bajo los aplausos de los eurodiputados señaló, en referencia a los populistas euroescépticos, que «los que pregonan el repliegue en sí mismos y el cierre de fronteras se equivocan».

Para Malta, las cuatro libertades fundamentales europeas «no se venden por separado, porque son indivisibles»

Para el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, que inicia el semestre de presidencia rotatoria, la situación creada por el Reino Unido es especialmente irónica: «Hemos sido durante dos siglos colonia británica, pertenecemos a la Commonwealth y en el pasado fue el Reino Unido quien nos animaba a adherirnos a la UE. Para nosotros, que abandonen la UE es todo menos una celebración». Pero incluso en su caso advirtió de que las cuatro libertades fundamentales europeas «no se venden por separado, porque son indivisibles».

Falsas ilusiones

El responsable del grupo popular, Manfred Weber, alabó la claridad de May al insistir en que Brexit es Brexit y que en ese caso «no vamos a permitir una relación a la carta ni que el mercado financiero en el que se mueve el euro siga siendo manejado desde Londres». Por su parte, el representante del Parlamento para el Brexit, el liberal Guy Verhofstadt, advirtió a May de que «no debe crear ilusiones» a los ciudadanos de su país asegurando «que pueden conseguir más ventajas estando fuera de la UE que siendo miembro de pleno derecho».

Verhofstadt tuvo ayer un enfrentamiento en la sesión plenaria con el representante del Partido Conservador británico, Syed Kamall, al que animó en tono sarcástico a asistir a la toma de posesión de Trump, que ha predicho que «otros países dejarán la UE».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.