Manuel Moleiro, 25 años dedicado al hermoso «arte de la perfección»

Un leve rasguño, una mancha con siglos de historia o el mordisco de un gusano. Nada se escapa a la lupa de la editorial M. Moleiro, pues saben, como dicen los anglosajones, que el diablo está en los detalles. Estos herederos de aquellos monjes copistas de la Edad Media se dedican desde hace un cuarto de siglo a lo que definen como «el arte de la perfección»: reproducen de forma milimétrica códices medievales para hacer «casi originales», copias «casi perfectas». «Hemos recorrido el mundo buscando la excelencia y en ocasiones reconstruyendo libros que ya no existían como tales», asegura Manuel Moleiro a ABC.

Con motivo de los 25 años de la editorial, el Círculo de Bellas Artes organiza una exposición con 40 piezas de estos «casi-originales» que estará abierta al público hasta el 15 de mayo. La conferencia «El libro de la caza de Gaston Fébus: la excelencia del gótico», en torno a este manuscrito medieval recién reproducido por Moleiro, sirvió ayer para inaugurar la exposición. «Durante siglos fue el manual de caza más importante de Europa. El tratado que usaban los niños para aprender a cazar», explica la voz de la ponencia, Elisa Ruiz, catedrática emérita de Paleografía de la Universidad Complutense.

Este peculiar tratado de caza fue escrito, o más bien dictado, por Gaston Fébus, conde de Foix, en el siglo XIV. Hombre de vida tumultuosa, Gaston plasmó en las páginas de este códice todo lo que un cazador medieval debía saber sobre esta práctica. Desde los tipos de presa, al cuidado veterinario de los perros cazadores, además de su propia visión de la vida. «No solo es caza. También habla del adiestramiento moral y de cómo vencer las dificultades de la vida», apunta la doctora Ruiz.

No obstante, el verdadero valor del códice, un manuscrito de 1410, está en las miniaturas y adornos con las que se envolvió años después el texto. «Estamos ante uno de los mejores manuscritos del gótico internacional. Son pinturas que muestran síntomas de perspectiva en sus dibujos».

Democratización

«Reproducciones así permiten una democratización de estos tesoros, en otro tiempo solo al alcance de los reyes, y hoy escondidos por su fragilidad», sostiene Juan Barja, director del Círculo de Bellas Artes, en la presentación de la muestra. El olor, la textura y el grosor son similares a los manuscritos originales, lo que acerca al gran público obras únicas. «El arte que ha sobrevivido de la Edad Media lo ha hecho a través de las paredes y de las tablas, por lo que suelen estar estropeadas por el tiempo. Los manuscritos son otra alternativa para acceder a la pintura medieval», recuerda Manuel Moleiro.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.