Manuel Azaña, testigo de los horrores de la I Guerra Mundial en Francia

En 1916 todavía faltaban veinte años para el comienzo de la Guerra Civil, pero el futuro presidente de la Segunda República, Manuel Azaña, ya conocía de primera mano los horrores de la guerra. El escritor e intelectual ocupaba por entonces el cargo de secretario del Ateneo de Madrid, del cual llegó a ser presidente pocos años después. La institución le había enviado en un rápido viaje a Francia en el mes de octubre, lo que le permitió ver con sus propios ojos los estragos que estaba causando la I Guerra Mundial en el Viejo Continente.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.