Los ocho minutos, «visto y no visto», que salvaron los presupuestos de Cifuentes

Dos diputadas populares, Elena González-Moñux e Isabel Redondo, ambas de baja médica, tuvieron que asistir al pleno de la Asamblea de Madrid para salvar, con sus votos, el proyecto de presupuestos regionales de 2017. La primera llevaba seis meses sin acudir a la Asamblea, tras su baja por depresión y su encontronazo judicial -que terminó con acuerdo entre las partes- con el portavoz popular en la Asamblea, Enrique Ossorio. La segunda convalece de una intervención quirúrgica, pero acudió disciplinadamente pese a su evidente malestar físico, consciente de la relevancia de su voto.

Moñux llegó a la Cámara a las 15.10h., cuando estaba a punto de comenzar la votación de las dos enmiendas a la totalidad de los presupuestos presentadas por PSOE y Podemos. Si se aprobaban -lo que aritméticamente podía ocurrir por la ausencia de ambas diputadas populares-, los presupuestos serían devueltos al Gobierno.

De ahí que Moñux cumpliera con la palabra dada cuando acordó con su partido que tanto ella como Ossorio retiraran las respectivas denuncias interpuestas, y ella votaría telemáticamente o acudiría a hacerlo en persona cuando fuera necesario, a pesar de su baja médica por depresión.

Enmiendas rechazadas

La diputada entró en el hemiciclo, se sentó en su escaño y recibió un abrazo de la presidenta Cifuentes, que se acercó a saludarla. La votación de las enmiendas se hizo a mano alzada, y el resultado fue de rechazo de ambas por 63 votos a favor -los de PSOE, excepto el diputado Daniel Viondi que no acudió al pleno por una cuestión familiar; y Podemos- y 65 en contra -los de PP y Ciudadanos-.

Nada más terminar la votación, a las 15.18h., González-Moñux salió del hemiciclo y declinó, visiblemente afectada, hacer declaraciones.

Unas horas antes, a las 13.15h., había llegado su compañera de bancada, Isabel Redondo, que pese a estar convaleciente de una intervención quirúrgica, tuvo que ir a votar dada la importancia de cada apoyo en este pleno de fuerzas tan ajustadas. «Habría agradecido vivamente que se hubiera aprobado el trámite del voto telemático», señaló, recordando con ello que PSOE y Podemos se opusieron a la tramitación rápida del mismo que propuso el PP.

Debate presupuestario

El debate sobre las enmiendas a la totalidad de los presupuestos se prolongó durante más de cinco horas. La consejera de Economía, Engracia Hidalgo, defendió el proyecto presupuestario, basado en «principios irrenunciables», «serio, responsable y muy riguroso, que está adaptado a la realidad de la situación que vivimos en estos momentos y que garantiza a todos los madrileños el seguir contando con unos servicios públicos esenciales de la máxima calidad».

En ellos, recordó, «hemos vuelto a la senda de estabilidad presupuestaria, sin hacer recortes ni subir los impuestos y pagando a nuestros proveedores dentro del plazo establecido en la normativa de morosidad».

Gabilondo cree que los presupuestos «no aportan los recursos que se necesitan para dotar de los servicios públicos básicos a la Comunidad»
Ángel Gabilondo (PSOE) proyecto de ley pactado por el Gobierno de Cristina Cifuentes y Ciudadanos

«Compartimos -añadió- la necesidad de generar bienestar y riqueza, de hacer de Madrid una Comunidad que sea muy productiva en bienes y servicios, pero no podemos avalar un modelo que no alcanza a todos, que deja a muchos ciudadanos al margen, y que no ofrece expectativas ni horizontes razonables».

Lorena Ruiz-Huerta (Podemos), aseguró que construye un Madrid «sin contar con la mayoría social». Acusó al PP de querer construir « un Madrid sin los madrileños, un Madrid sin nosotras; pero cualquier Madrid que construyan sin nosotras, sin los trabajadores que han visto reducidos sus derechos, sin los jóvenes que tienen que emigrar para buscar un futuro digno, sin los mayores que trabajaron para construir un sistema de bienestar que ahora otros están desmontando, más temprano que tarde será derribado».

Ignacio Aguado, durante el pleno de debate de las enmiendas a la totalidad del presupuesto
Ignacio Aguado, durante el pleno de debate de las enmiendas a la totalidad del presupuesto- JAIME GARCÍA

La portavoz de Podemos afeó además que «el año pasado se dejaron de recaudar 800 millones de euros, una cifra que, a su juicio, este año ascenderá a 1.300 millones, que se tendrán que sumar a los otros 1.300 millones adicionales en los que se va a incrementar la deuda».

«Estos son los presupuestos más progresistas que hemos podido arrancar al partido conservador», dijo Aguado
Ciudadanos, Ignacio AguadoMás información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.