La Policía ha detenido en el extranjero a 35 etarras reclamados por la Justicia

El llamado «cese definitivo de la violencia» que ETA anunció el 20 de octubre de 2011 ?en realidad la constatación de su derrota por el Estado de Derecho? no ha dado paso a la impunidad de los terroristas. Desde ese día, solo la Comisaría General de Información de la Policía ha detenido a 35 etarras en el extranjero con reclamaciones judiciales en vigor ?el último el sanguinario Ángel María Tellería Uriarte, arrestado en México?, responsables de 65 asesinatos.

Francia es el país donde más operaciones se han producido, con un total de 17 capturados, pero también se han hecho servicios muy relevantes tanto en el resto de Europa como en Sudamérica. «La orden fue ir a por ellos allá donde se encontrasen, y eso es lo que se ha hecho», dicen fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC. Y además hay que hacerlo a veces contra el reloj, porque en ocasiones las causas judiciales en las que están implicados corren el peligro de prescribir.

Por medio mundo

Las detenciones, que comenzaron el mes en el que la banda abandonó la «lucha armada», han sido posibles gracias a la colaboración entre la Comisaría General de Información con policías y servicios de inteligencia de buena parte del mundo. Probablemente el Cisen mexicano ?el servicio secreto de ese país? sea con el que se ha trabajado más estrechamente todos estos años, pero tampoco le van a la zaga la Subdirección Antiterrorista francesa (SDAT) y, en menor medida, pero también de forma destacada, la Ucigos italiana. Además, el CNI ha prestado una ayuda muy valiosa.

«En este tipo de operaciones Interpol es menos útil y muchas veces es preferible trabajar directamente, sobre el terreno, con los compañeros de cada país», precisan las mismas fuentes. Para eso es fundamental tener relaciones estrechas con todos ellos, pues la Policía no puede detener fuera de España, sino que lo tienen que hacer las Fuerzas de Seguridad de esos lugares. Cada investigación se enfoca de forma distinta en función del objetivo, de modo que unas veces se judicializa en donde se encuentran éstos y en otras el trabajo es solo de inteligencia.

Una de las grandes dificultades es que muchos de los etarras, sobre todo los más sanguinarios, se han desmarcado completamente de ETA, por lo que ni tienen contacto con ella y ni siquiera utilizan ya la documentación que la banda les proporcionaba hasta no hace mucho. De hecho, alguno ha llegado a comprar una partida de nacimiento falsa para hacerse con una cédula de identidad. Algunos jueces extranjeros, al constatar que esa documentación no les ha sido proporcionada por la organización terrorista, consideran que no queda acreditada su pertenencia a ella y deniegan su extradición a España.

Aislados del resto

Además, buena parte de los históricos de la banda tampoco se relacionan con el resto de terroristas huidos en el país en el que se encuentran, a los que incluso desprecian, de modo que hay que trabajar líneas de investigación alternativas. La clave, en muchos casos, es identificar a personas con las que previsiblemente puedan ponerse en contacto, bien ellos directamente o los familiares con los que vive. El control sobre esos allegados con los que pueden entablar contacto da en ocasiones pistas importantes.

Complica mucho las pesquisas el hecho de que las únicas fotografías que se tienen de algunos terroristas son de hace décadas, por lo que su aspecto físico puede haber cambiado mucho, hasta el punto de que sea difícil identificarlos visualmente. Por tanto, se puede dar el caso de que en algún momento la Policía llegue hasta el lugar donde está el terrorista y no se percate de que está al lado de él. No obstante, la gran especialización de los agentes salva estas situaciones.

Y cuando se superan todos los obstáculos de la investigación, en algunas ocasiones aún quedan los judiciales. Es paradigmático el caso de Antonio Troitiño Arranz, detenido por primera vez en 2012 en Londres y por última en esa misma ciudad en febrero de 2016, que en la actualidad se encuentra en libertad. Tras interponer todos los recursos posibles contra su extradición, que ha perdido sucesivamente, se ha aplazado su entrega a España y está pendiente de la celebración este mismo mes de la próxima vista.

Sacrificio personal

La misma situación se da con Alberto Plazaola, implicado en dos asesinatos y detenido en 2015 en Ciboure, en Francia. Quedó en libertad al rechazar el juez instructor del Tribunal de Apelación de Pau la euroorden en su contra al considerarla improcedente. Asimismo, otra decena de etarras están en libertad en distintos países, algunos de ellos con medidas cautelares y otros, como Natividad Jáuregui en Bélgica, cuya extradición ha sido denegada. También alguno está libre en España, bien por haber cumplido condena, como Joaquín Aranalde, o por decisión de la Audiencia Nacional, como Oroitz Gurruchaga.

Los investigadores de la Unidad Central de Información Interior de la Policía no han escatimado esfuerzos para conseguir estas detenciones. Valga como ejemplo que para poder capturar en 2014 en México a Jesús Narváez Goñi, alias Pajas, responsable de 14 asesinatos, y a su pareja, Itziar Alberdi Uranga, implicada en ocho, fue necesario que varios policías pasaran la Nochebuena de 2013 en el país centroamericano. Sin duda, esta operación, junto a la última, que acabó con el arresto del sanguinario Ángel María Tellería en ese país, han sido dos de las que más satisfacción han provocado en la citada unidad antiterrorista.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.