El uso permanente del decreto empieza a pasarle factura al Gobierno

Desde que Mariano Rajoy volvió a ser elegido presidente del Gobierno el pasado mes de octubre, el PP ha concentrado su labor legislativa en la elaboración de Reales Decretos-Leyes. Una herramienta aplicable a las iniciativas urgentes que permite la aprobación de textos en el Congreso de los Diputados por la vía rápida, sin pasar por el trámite de enmiendas donde el Gobierno se arriesga a perder el control de las iniciativas si la oposición alcanza un pacto para introducir modificaciones. No en vano, las enmiendas parciales permiten a los grupos parlamentarios reformar prácticamente de arriba a abajo una iniciativa si se alcanza la mayoría parlamentaria necesaria. Algo relativamente fácil para la oposición en esta legislatura.

Pero el uso permanente de esta salida legislativa está empezando a levantar ampollas en el resto de los grupos y a pasarle factura al Gobierno. El chaparrón le ha caído esta mañana al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, en el Congreso después de pedir a los grupos su apoyo para convalidar el nuevo Real Decreto-Ley de lucha contra el dopaje.

El portavoz para el Deporte del grupo vasco, que el Gobierno aspira a convertir en socio de legislatura, ha llegado a advertir al Ejecutivo que «esta no es forma de gobernar, ni respetuosa con esta Cámara». Joseba Andoni Agirretxea ha continuado en tono visiblemente enojado avisando de que «no pueden presentarse como si nada diciendo que el dopaje es tan importante como para tener que convalidar un Real Decreto».

El político vasco ha atacado además a Méndez de Vigo por incluir en el mismo decreto hasta diez artículos que, a su juicio, no tienen que ver con el cumplimiento del código internacional contra el dopaje. «Nos parece excesiva la modificación de una Ley Orgánica por Decreto», ha criticado, señalando que el texto defendido por Vigo supone la modificación de 33 artículos de la Ley actual.

No ha sido el único. Tras el PNV, Podemos ha advertido también que «no vamos a tolerar esta forma de gobernar» acusando al Gobierno de «hurtar el debate al Parlamento» y no darse cuenta de que «ya no puede seguir gobernando con decretazos».

El Real Decreto-Ley será finalmente convalidado por la Cámara ya que, salvo el PNV, los demás grupos parlamentarios han primado la importancia de que España y sus deportistas queden libres de todo halo de sospecha sobre el uso de dopaje por encima del castigo al Ejecutivo.

No en vano, España ha perdido en los dos últimos años las acreditaciones internacionales por no incluir en la legislación las últimas medidas acordadas internacionalmente contra el uso de drogas en las competiciones deportivas. Pero han lanzado una seria advertencia y, quizás, la próxima vez que haga uso de esta herramienta no logre su objetivo.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.