El Gobierno amaga con pasar por encima del Senado con el déficit

El Gobierno sigue negociando con los grupos políticos su apoyo a la nueva senda de déficit que ha pactado con Bruselas y que debe de ser aprobada por el Congreso de los Diputados y por el Senado. La vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, corroboró ayer que se están buscando fórmulas para que prevalezca «el peso constitucional» del Congreso de los Diputados frente al Senado, donde la mayoría absoluta del PP podría frenar la nueva senda de déficit.

En lo que respecta a la ley de Estabilidad Presupuestaria, con rango de ley orgánica, contempla que «si el Congreso de los Diputados o el Senado rechazan los objetivos, el Gobierno, en el plazo máximo de un mes, remitirá un nuevo acuerdo que se someterá al mismo procedimiento». No sucede como en el resto de leyes, como en los Presupuestos Generales del Estado, en las que si el Senado las rechaza vuelve a votarse en el Congreso.

«Encontraremos soluciones», dijo Calvo, aduciendo que «no tiene sentido» que el Senado vete sin que el Congreso pueda levantar el veto. Esa solución, según fuentes socialistas, sería la de modificar la ley orgánica que regula la estabilidad presupuestaria. La vicepresi- denta denunció que la reforma que hizo el PP de esta ley « hace muy difícil respetar» la posición del Congreso en el proceso legislativo, y que por ello se hace complicado «respetar la posición constitucional» que corresponde a la Cámara Baja. Con esta fórmula, el Gobierno podría esquivar el rechazo del PP y sacar adelante la senda con la mayoría de la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Capacidad de veto

Pero por el momento, Podemos y PDECat no están por la labor de brindar el apoyo a una senda que ambos consideran insuficiente ni por hacerlo sin tener la garantía de que vaya a servir para algo si el PP lo va a vetar después en el Senado. El Gobierno trabaja en tres vías. En primer lugar, busca esa fórmula para despojar al Senado de la capacidad de veto.

En segundo término, trata de presionar a Pablo Casado diciendo que «antepone sus siglas a las de España», y apelando a los gobernantes locales y autonómicos del PP para que lo convenzan: «Que le explique Casado a todos los españoles que le da igual que no haya más dinero», dijo Calvo. Y en tercer lugar, tratando de convencer a Podemos y PDECat para que el viernes voten a favor, porque si no lo hacen el debate ni siquiera llegará al Senado. Tres frentes de negociación que han obligado a que la vicepresidenta tenga que desplazarse al Congreso para negociar con el PDECat.

«La llave es del PP»

Desde el partido independentista se traslada que la negociación se dilatará hasta mañana. Este tema además no se está negociando por parte del grupo parlamentario, sino que la negociación se lleva directamente desde el Govern de la Generalitat, según aseguran desde la formación. Después de que Carles Puigdemont intensificase el martes la presión sobre Pedro Sánchez, Carmen Calvo descartó ayer un adelanto de las elecciones generales: «No va a haber adelanto electoral».

Calvo se quedó con las palabras de Puigdemont en las que se apelan a la negociación. «Ha reconocido que hay que trabajar en ese espacio», aseguró la vicepresidenta, que en cualquier caso dijo que el Gobierno no cederá «nada ni nunca» fuera del marco constitucional para garantizarse su apoyo parlamentario.

La advertencia de adelanto electoral tampoco ha movido de su posición a Podemos en lo que se refiere a la senda de déficit. Aunque admiten que han mantenido conversaciones con el PSOE sobre esta cuestión, la propuesta de los socialistas les parece insuficiente.

Fórmula alternativa

«Estamos debatiendo sobre este tema, pero ya hemos anunciado que no nos convencen las cifras que pone encima de la mesa el Gobierno», afirmó ayer la portavoz adjunta de la formación en el Congreso de los Diputados, Ione Belarra. Desde el grupo confederal defienden que en este caso la pelota no está en su tejado, sino en el del PP, por lo que el PSOE tiene que centrarse en convencer a los populares o buscar una fórmula que garantice los presupuestos.

«Este tema no está en nuestra mano porque el cerrojazo que le puso el señor Montoro a la ley de Estabilidad Presupuestaria hace que la llave de este tema la tenga el PP. Es un drama para nuestro país, pero es la realidad», insistió Belarra. La sombra de las elecciones que sembró la portavoz del Gobierno no gusta a los de Pablo Iglesias, que consideran que «no caben amenazas en este momento». En Podemos advierten de que el Ejecutivo «tiene muchas opciones» y que cuenta con «la voluntad de muchos grupos». «Les toca hacer los deberes y ponerse a trabajar por conseguir los acuerdos».

El PNV, por su parte, apoyará el techo de gasto de 2019 y votará a favor de la nueva senda de objetivos de déficit en el debate de mañana. Fuentes del grupo parlamentario señalaron que la nueva senda de consolidación fiscal que relaja las metas de déficit público es «positiva» para las comunidades y «para Euskadi».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.