De la Mata busca pruebas del nuevo método de Pujol Jr. para ocultar fondos

Al final Jordi Pujol Ferrusola no llegó a pasar su primera noche en prisión tras el sofocón que sufrió al comunicarle el juez que lo mandaba a la cárcel sin fianza, una decisión que no esperaba. Desde Soto del Real los investigadores le condujeron directamente a Barcelona para asistir a primera hora de la mañana a los registros -dos viviendas y dos despachos, aunque uno usado también como casa- ordenados por el juez José de la Mata, a instancias de los dos fiscales Anticorrupción.

El magistrado busca pruebas del nuevo método seguido por el primogénito del clan para mover sus fondos y blanquearlos burlando los controles judiciales sin salir de su casa ni por supuesto de España: vía Internet y vía telefónica. En febrero del año, el juez le retiró el pasaporte y le prohibió abandonar el país. Tras el último informe de la UDEV aportado al Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional a principios de abril, los agentes tienen claro que la estrategia de despatrimonialización y ocultación de bienes de Júnior ha continuado hasta ayer y ha logrado burlar ese cerco. De hecho, el juez admite en su auto de prisión que es necesario un «control más efectivo de la persona investigada, visto que el practicado hasta ahora ha resultado insuficiente».

La tesis es sencilla. La estimación policial cifra en unos 30 millones de euros el importe del capital que Pujol Ferrusola tiene fuera de España. Durante los últimos años, los investigadores han logrado acreditar algunas de las operaciones para enmascarar fondos pero el investigado ha seguido actuando «realizando toda clase de actividades contables, bancarias, contractuales y societarias, reconversión de operaciones, contratos de préstamo y reconocimiento de deuda, que se proyectan incluso a los próximos años».

Argentina y México

El auto especifica que para esa actividad ha utilizado socios, amigos y testaferros con el fin de ocultar el dinero y ponerlo fuera del alcance de los tribunales. Si lo ha hecho vía Internet o por teléfono, sobre todo en sus negocios en Argentina y México, los agentes creen que encontrarán el rastro del mismo y mientras esperan las lentísimas comisiones rogatorias confían en hallar pruebas de esos movimientos.

Ese es el sentido de los registros que se llevaron a cabo ayer en presencia de Pujol Ferrusola y de sus padres, según fuentes del caso consultadas por ABC. «El dinero deja rastro, aunque se haya parapetado». Ese rastro puede estar en un teléfono o en un ordenador. Un ejemplo gráfico. Pujol Jr. o cualquiera puede abrir una cuenta en Suiza, vía telemática o a través de un operador acreditado en España en unas horas; en cambio, una comisión rogatoria para confirmar que esa cuenta existe tardará meses e incluso años en ser contestada. Por este motivo, los investigadores recurrieron primero a los registros porque en paralelo hay varias comisiones solicitadas.

De la Mata esgrime ese argumento también a la hora de acordar la prisión preventiva: evitar que interfiera en las actividades de auxilio judicial internacional requeridas, dice el juez, donde Pujol Ferrusola «mantiene contactos y relaciones» (léase México, Andorra, Estados Unidos, Paraguay, Argentina y Panamá, todos ellos incluidos en el entramaod societario de blanqueo y repatriación de fondos).

Las pesquisas policiales y las declaraciones en sede judicial han revelado dos tipos de operaciones muy concretas, aunque no únicas: una facturación genérica de servicios inexistentes, una ficción en la que el mayor de los Pujol ha llegado a pagar 200.000 euros a un tercero a cambio de que le consiguiera un número de teléfono, por ejemplo. El fin era simular un servicio para sacar dinero de España y dificultar el rastreo. «Hemos detectado pagos de hasta medio millón de euros por conceptos igual de falsos y ridículos», sostienen las fuentes consultadas.

Préstamos ficticios

La segunda, relacionada también con negocios jurídicos sin visos de realidad, se basaba en la simulación de préstamos. La maniobra más clara es la donación que hizo Junior a su hija Nuria Pujol Gironés, en pleno procedimiento judicial, de 558.000 euros. Ese dinero fue utilizado para comprar el único bien inmueble propiedad de la mercantil Iniciatives Marketing i Inversions, la sede-despacho de la calle Ganduxer, que también fue registrada.

Según ha podido saber ABC, últimamente Pujol Ferrusola la utilizaba además como vivienda por lo que la UDEV confía en encontrar pruebas tras ese registro. De la Mata refleja otros casos de supuestos préstamos e incluye en este apartado la simulación civil de división patrimonial de Junior y su exmujer Mercé Gironés, que le sirvió al muñidor del clan para descapitalizar gran parte de sus sociedades y a ella para obtener la mejor propiedad.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.