Cifuentes, en el alambre parlamentario en la Asamblea

El PP de Cristina Cifuentes ha perdido, aproximadamente, la mitad de las propuestas sin carácter de Ley aprobadas por el Pleno de la Asamblea en lo que va de legislatura. Según los cálculos de la oposición, la Cámara ha validado 71 proposiciones no de Ley. De ellas, 32 (45%) han salido adelante pese al rechazo de los populares. Si se suman otras cuatro ocasiones en las que se abstuvo, el marcador quedó en contra del grupo del Gobierno en una de cada dos votaciones (50,7%). Aunque este tipo de iniciativas (PNL) no son de obligado cumplimiento para el Gobierno, sí retratan su frágil equilibrio parlamentario. Tras veinte años de mayorías absolutas, los populares sufren ahora de lo lindo cada jueves.

Por primera vez se ha aprobado en la Comunidad de Madrid una Ley, la de Transexualidad e Identidad y Expresión de Género, sin el voto favorable del partido del Gobierno. Y PSOE, Podemos y Ciudadanos llevan camino de hacer lo mismo con otra Ley, la de Transparencia, pese a la obstinación del Ejecutivo por tramitar su propio texto, que ha sido desechado por la mayoría. También podrían sacar adelante un proyecto de Memoria Histórica, al que el PP se opone.

Esta pugna entre el Gobierno y la oposición por liderar el impulso legislativo en la Cámara ha llevado al portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, a cuestionar el compromiso de Cifuentes con el mandato de la Asamblea. Gabilondo, que gusta mucho de reiterar su respeto «a los procedimientos», critica que el PP «ignora» la expresión de la «voluntad ciudadana» a través de la Cámara representativa y denuncia que no se estén cumpliendo las PNL.

Entre ellas figuran la voluntad de la Cámara por retrasar la aplicación de la Ley educativa LOMCE el próximo curso escolar. PSOE y Podemos lo sacaron adelante con la abstención de Ciudadanos. Pero el Gobierno de la Comunidad hará oídos sordos a ese mandato. Se han aprobado igualmente otras proposiciones sobre la gestión de la Sanidad, la contaminación, el pago de deudas para rehabilitación de edificios, la FP, la reapertura de la Academia de Policía Local o la implantación del billete intermodal.

Pulso legislativo

La presidenta, en cambio, recuerda que las proposiciones no de Ley carecen de carácter jurídico vinculante, por lo que no son de obligado cumplimiento. Y acusa al PSOE y al resto de los grupos de querer arrogarse algo que no son: «Acepten la realidad. No ganaron las elecciones y no pueden sustituir al Gobierno desde los bancos de la oposición por muchas PNL que presenten».

Al margen de este evidente pulso legislativo, lo cierto es que el PP ha salvado las votaciones decisivas. Se ganó el favor de Ciudadanos para la investidura. Y en diciembre se aseguró su voto favorable para los Presupuestos, lo que le garantiza aplicar su programa de gestión, al menos un año más.

El «nuevo PP» de Cifuentes ha buscado consensos más amplios, aunque apenas los ha logrado y ha aprobado «por raspado» leyes como la derogación del Consejo Consultivo, la reforma de la Ley del Suelo o la Ley de Telemadrid. Esta última, casi un año después, sigue sin cambiar su dirección, por la falta de acuerdos.

Una última anécdota parlamentaria, muy elocuente de lo que está siendo el curso legislativo. Hace dos semanas PP y Ciudadanos empataron a votos con PSOE y Podemos en una votación, por la baja médica del vicepresidente de la Mesa, Juan Trinidad (C?s). Nunca antes la aritmética madrileña estuvo tan apretada.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.