Carlos «el Chacal», de nuevo a juicio por un atentado en París en 1974

El terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, más conocido como Carlos «el Chacal», se enfrenta a partir de hoy a un nuevo juicio por un atentado en el centro de París en septiembre de 1974 que causó dos muertos y varias decenas de heridos y que podría acarrearle la tercera condena a cadena perpetua en Francia.

Carlos, de 67 años, que está encarcelado en Francia desde 1994, comparecerá hasta el próximo día 31 ante el Tribunal de lo Criminal de París en un proceso para el que se han constituido en acusación particular 27 personas y tres asociaciones de víctimas, y en el que hay acreditados un centenar de periodistas, informa Efe.

Está inculpado de cuatro cargos, en particular el asesinato de François Benzo y David Grunberg, que fallecieron por la explosión de una granada lanzada el 15 de septiembre de 1974 en el Drugstore Publicis, una galería comercial del bulevar Saint Germain de París. También resultaron heridas casi una cuarentena de personas.

La instrucción dio tumbos durante años e incluso en 1983 el juez decidió archivarla porque, aunque había indicios de que podía estar relacionado con actos terroristas «internacionales», no había pruebas concluyentes sobre la identidad del autor o autores.

Las cosas cambiaron unos meses después de que«el Chacal» fuera capturado en Sudán en agosto de 1994 en una operación de los servicios secretos franceses, que su abogada y tercera esposa (se casó con ella ya en prisión), Isabelle Coutant-Peyre, calificó en declaraciones a Efe de «secuestro». El dosier se reabrió en enero de 1995. En febrero del año siguiente, «Chacal» fue imputado y desde entonces Coutant-Peyre ha intentado sin éxito invalidar las acusaciones.

Sucesos prescritos

Sus argumentos de que los hechos han prescrito y de que no hay pruebas que identifiquen a su cliente fueron sucesivamente descartados hasta que en 2016 la justicia decidió definitivamente llevarlo a juicio. La letrada consideró «escandaloso» que se le vaya a juzgar por unos hechos que ocurrieron hace casi 43 años y en los que el venezolano «no está implicado». «Han hecho contorsiones para decir que no estaba prescrito», añadió, antes de insistir en que no ve ningún interés en este proceso en el que el único consuelo para él es que dispondrá de una tribuna pública.

A ese respecto, avanzó que «Carlos» aborda este episodio no con intención de hacer una defensa judicial, sino de dar a conocer su discurso político, como ya ha hecho en el pasado cuando ha comparecido ante otros tribunales.

El terrorista, en una imagen de 1973
El terrorista, en una imagen de 1973

Si bien «Carlos» negó en el pasado de manera reiterada los hechos, en 1979 dio una entrevista a la revista «Al Watan Al-Arabi», en la que admitió haber lanzado la granada en la tienda. Desde entonces ha negado dar la entrevista, informa The Guardian.

La fiscalía dijo que el ataque estaba relacionado con una toma de rehenes en la embajada francesa en la capital holandesa, La Haya, que había comenzado dos días antes, el 13 de septiembre de 1974, del lanzamiento de la bomba en París.

El Ejército Rojo Japonés, un grupo militante comunista que tenía estrechos vínculos con el Frente Popular para la Liberación de Palestina en el que Ramírez era el jefe de las «operaciones especiales», exigía que las autoridades francesas liberaran a uno de sus miembros que había sido detenido en en el Aeropuerto de Orly, en París, dos meses antes. El fiscal dice que Ramírez orquestó la toma de rehenes de La Haya y llevó a cabo el ataque con granadas de París para obligar al gobierno francés a ceder a las demandas del grupo japonés. Algo que consiguió: el sospechoso japonés fue puesto en libertad y pudo viajar a Yemen con otros miembros del equipo de rehenes de La Haya.

Otras condenas

Miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), y posteriormente de un grupo propio, se considera a Carlos «el Chacal» presunto responsable de la muerte de 1.500 personas. Pero tan solo ha sido condenado por una pequeña parte de sus acciones terroristas. La primera pena a perpetuidad la recibió en 1997 por haber asesinado en París a dos agentes secretos franceses y a un confidente el 27 de junio de 1975.

En junio de 2013, la justicia confirmó en apelación otra condena a cadena perpetua por cuatro atentados cometidos en Francia en 1982 y 1983 en los que murieron once personas y cerca de dos centenares resultaron heridas. Se le impuso entonces, además, un periodo de 18 años antes de poder solicitar cualquier tipo de beneficio penitenciario.

Esos cuatro atentados, según la acusación, fueron una reacción al arresto en la capital francesa en febrero de 1982 de dos miembros de su grupo: su pareja, Magdalena Kopp y Bruno Breget.

Magdalena Kopp
Magdalena Kopp

El primero de ellos, el 29 de marzo de aquel año, se perpetró con una bomba en el tren «Capitole» París-Toulouse, justo cuando se cumplía el plazo de 30 días fijado por el venezolano para la liberación de Kopp y Breget.

El segundo se produjo en París apenas tres semanas más tarde, el 22 de abril, el mismo día que comenzaba el juicio contra Kopp y Breget, con un coche bomba contra un diario árabe cerca de los Campos Elíseos.

Los dos últimos se sucedieron en apenas unos minutos y ocurrieron en la estación de ferrocarril de Marsella y en un tren que había salido de allí el día de Nochevieja de 1983.

La leyenda del «Chacal»

Ramírez decidió adoptar el nombre de guerra de «Carlos« (Carlos Martínez Torres ponía su pasaporte) cuando era miembro del Frente izquierdista Popular para la Liberación de Palestina. Más tarde el periódico británico The Guardian le asignaría el apodo «el Chacal», después de que fuera encontrado entre sus pertenencias un ejemplar de la novela «El día del Chacal» (1971), de Frederick Forsyth, que dos años más tarde se convertiría en una película, dirigida por Fred Zinnemann.

La vida de Carlos ha sido llevaba varias veces a la pantalla. Las más recientes son un largometraje, «Carlos«, dirigido en 2010 por Olivier Assayas y protagonizado por el actor venezolano Edgar Ramírez; y una serie de televisión francesa de tres episodios que no gustó al terrorista y que su esposa y abogada demandó por «violar su imagen biográfica».

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.