Canalejas «toca techo» y hace caja para abrir durante el año 2019

Una bandera de España ondea ya en el techo de uno de los siete edificios históricos que conforman el complejo de Canalejas. Justo cuando el proyecto alcanza su cota más alta, el empresario Juan Miguel Villar Mir anunció ayer la venta del 50% al empresario de origen israelí Mark Scheinberg, el fundador de PokerStars. Por esta operación Villar Mir se embolsó 225 millones de euros. Además, la transacción generó una plusvalía total de 82,85 millones de euros, según informó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

En concreto, el Grupo Villar Mir vendió el 32,5% de su participación, que ahora se reduce a la mitad; y su constructora OHL se desprendió de otro 17,5%, y disminuyó así su implicación también en la misma proporción. No obstante, fuentes de la constructora aseguraron a ABC que la compraventa «no altera el plan de negocio de Canalejas». Esta manzana de oro, ubicada al lado de la Puerta del Sol, contempla la construcción de viviendas, hoteles y tiendas de lujo. Es más, desde el Grupo Villar Mir y OHL subrayan que «mantendrán el control en la gestión del proyecto hasta su apertura», que está prevista para el primer trimestre de 2019.

Villar Mir compró al Banco Santander la manzana de Canalejas en diciembre de 2012. En total, todo el complejo abarca 50.000 metros cuadrados. Con esta maniobra, el conglomerado de empresas españolas continúa con su plan de desinversiones, que arrancó el año pasado, con el objetivo de reducir las deudas del grupo.

Y, por su parte, el magnate israelí, que vendió la compañía de poker «online» en 2014 por 4.900 millones de dólares, se afianza en el negocio inmobiliario, con el que ahora se introduce en España. Scheinberg expresó su «entusiasmo» por entrar en Canalejas y su voluntad por desarrollar una «relación estratégica» con sus nuevos socios, con los que no descarta abordar nuevos proyectos.

Plan adelgazado

El diseño actual consiste en rehabilitar los siete inmuebles, cuyo valor arquitectónico y artístico debe ser conservado. Así se respetarán íntegramente los elementos protegidos de los edificios de la calle Alcalá, 14 y la plaza de Canalejas, 1, declarados Bien de Interés Cultural. El proyecto anterior se modificó porque preveía incrementar hasta tres plantas sobre la cornisa original de todos los edificios, de forma que la manzana entera hubiera quedado a la misma altura.

«El acuerdo se ha centrado en conseguir disminuir el impacto visual del volumen edificado con el objetivo de proteger el patrimonio histórico», señalaron desde el Consistorio de la capital. «Los nuevos volúmenes sobre la manzana Canalejas, en lugar de presentarse como un cuerpo homogéneo sobre las cornisas, respetarán la percepción e identidad de cada uno de los edificios», añade.

Esto se traduce en menos viviendas: de 30 se pasa a 22 viviendas de lujo, cuyo precio rondaría los 12.000 euros el metro cuadrado, que ocuparán en total 4.500 metros cuadrados. En el nivel inferior, habrá un hotel de cinco estrellas, que será gestionado por la cadena Four Seasons, que desembarcará así en España.

Ocupará 25.000 metros cuadrados repartidos en 205 habitaciones y los otros 1.800 metros cuadrados estarán destinados a salas de reuniones. En el esquinazo de las calles Alcalá con Sevilla, se ubicarán las habitaciones de mayor categoría del Four Seasons. El antiguo despacho del presidente de Banesto será la suite real. La escayola del techo será idéntica a la original.

El vestíbulo, al que se accederá por la entrada principal de la calle Sevilla, mantendrá las piezas de mármol y los capiteles. La gran vidriera o luminaria que se ha restaurado fue elevada al piso más alto en una reforma de 1998, pero volverá a su ubicación inicial, la tercera planta, dominando la entrada al «lobby». Además, el complejo contará con un centro comercial «premium» de 16.000 metros cuadrados, distribuidos en planta primera, baja y sótano.

En cuanto al aparcamiento subterráneo bajo la calle Sevilla, que cuenta con tres plantas bajo rasante, se transformará en una infraestructura subterránea de dos plantas. De esta manera, el nivel superior se destinará a una zona de servicio de carga y descarga para pequeños y medianos comerciantes de la zona. Y la planta inferior seguirá teniendo uso de aparcamiento público de rotación.

No obstante, el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, matizó en una comisión del ramo celebrada el pasado octubre que el plan de movilidad del entorno de Canalejas no contempla un «falso intercambiador», sino una plataforma logística de carga y descarga con un aparcamiento para la Policía Municipal y los servicios de emergencias.

Además, prevé el traslado de algunas paradas de autobuses a la calle Cedaceros y que otras las líneas pasen por Sol, como ya lo hace en este momento la 51, una idea que ya cuenta con «el visto bueno» del Consorcio Regional de Transportes y de la EMT. El Ayuntamiento planteó el desarrollo de un posible aparcamiento exclusivo para coches eléctricos de alquiler, un estacionamiento de taxis, que acudan bajo demanda, y otras instalaciones públicas relacionadas con la movilidad.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.