Cambian el nombre a un niño de 4 años por su «identidad femenina»

El pequeño Luken, de solo cuatro años, se llama ahora Lucía. La intención de los padres del pequeño, que reside en la localidad guipuzcoana de Asteasu, fue respaldada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Tolosa, mediante un auto fechado el pasado 28 de octubre. El caso, sin embargo, se dio a conocer ayer a través de Chrysallis, una asociación de familias de menores transexuales.

El auto, divulgado por dicha asociación, revela que la decisión contó con la oposición del Ministerio Fiscal. La juez, sin embargo, considera que existe «causa justa» y desgrana una serie de argumentos que respaldarían la afirmación de los progenitores del niño, quienes al promover expediente gubernativo de cambio de nombre el pasado mes de septiembre adujeron que el de Lucía es «el nombre que el menor utiliza habitualmente».

En el apartado «Fundamentos de derecho», la juez cita en primer lugar la declaración de la madre de un compañero de clase del niño, según la cual, desde enero del pasado año se le conoce como Lucía. Esto, añade el auto, es «acorde con la apariencia física que exterioriza, que puede verse reflejado con las fotografías que los padres han aportado en autos».

Añade, además, que tanto la alcaldesa de la localidad como la tutora del centro de educación infantil al que asiste el niño confirman que, «socialmente», se le conoce como Lucía.

Por otra parte, un informe médico acredita que el menor «presenta un cuadro clínico de disforia de género, que implica la existencia de una identidad femenina que exterioriza, no solo físicamente, sino en su comportamiento, a pesar de su corta edad, siendo tratado como mujer».

Así, desde el 28 de octubre de 2015, el nombre en la documentación del menor pasa a ser el de «Lucía».

Precedente en Vitoria

El caso, el primero que se da en Guipúzcoa, tiene sin embargo un precedente a nivel autonómico: un auto de 2013, de un juzgado de Vitoria, daba la misma autorización a los padres de un menor alavés.

Según Chrysallis, en España «hay alrededor de 30 autos favorables al cambio de nombre para menores en situación de transexualidad, pero no existe un criterio común y la decisión queda en manos de cada juez».

La asociación, en la nota emitida ayer por su división en el País Vasco, exige que «la legislación registral prevea expresamente a los menores transexuales, para permitirles tanto el cambio de nombre como la rectificación del sexo registral, para garantizar el respeto de los derechos fundamentales de estos menores».










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.