Abu Mohamed al Adnani, el Goebbels del «califato» de Daesh

La ofensiva sobre Mosul, donde el autodenominado Estado Islámico tiene su principal bastión en Irak, está cada día más cerca. Algo que ya han avisado los propios yihadistas. «¿Oh, América, consideran una derrota para nosotros haber perdido territorio? ¿Creen que nos ganarán si recuperan Raqqa, Sirte o Mosul? Nada de eso», fue el mensaje del portavoz y «ministro de la propaganda» de Daesh, Abu Mohamed al Adnani, en mayo poco antes de perder Faluya. Antes, en enero, Adnani resultó herido en un bombardeo estadounidense en una localidad próxima. Pero sigue vivo y además es pieza clave de la nueva estrategia de Daesh: dirige los «servicios secretos» Emni para enviar y preparar a «soldados del califato» a Occidente con los que sembrar la sensación de que el terror no tendrá descanso.

Varios líderes de Daesh han abandonado Mosul, según Al Arabiya con sus familias hacia Siria por la ofensiva de las fuerzas iraquíes apoyadas por Estados Unidos, que han tratado de aislar su bastión recuperando pequeñas aldeas y pueblos de la zona. Hasta su conquista por los del «califato», Mosul era la segunda ciudad del país en número de habitantes con dos millones y medio de personas. Hoy, 6 de agosto, cuando se cumplen dos años de la huida de 120.000 cristianos de los llanos del Nínive, este enclave, el mayor en poder de ISIS, vuelve a ser noticia por el secuestro de 3.000 iraquíes desplazados que huyen de zonas yihadistas.

Precisamente Adnani fue quien pergeñó la «ofensiva propagandística» contra los cristianos y contra lo que considera la capital de los cruzados: Roma y El Vaticano. Él ideó el tema central del número de la revista Dabiq de octubre de 2014 que abría en portada con la bandera negra con declaración de que Allah es el único dios que existe izada en la Plaza de San Pedro y bajo el título «La cruzada fallida». Raquel Tobajas, del Centro de Análisis y Prospectivas de la Guardia Civil, diseccionó en un análisis de ese año los artículos de la publicación donde se reproducen varios extractos de un discurso de Abu Muhammad al-Adnani, el portavoz oficial de los terroristas. El líder yihadista advierte a los enemigos de Daesh de que «esta campaña será vuestra campaña final. (...) Conquistaremos Roma, romperemos vuestras cruces y esclavizaremos a vuestras mujeres, con el permiso de Allah, el Todopoderoso. Si no lo conseguimos esta vez, nuestros hijos y nuestros nietos lo harán, y venderán a vuestros hijos como esclavos en el mercado».

EEUU ofrecía en 2015 20 millones de dólares por cuatro líderes de Estado Islámico: De izquierda a derecha, Qaduli, Adnani, Batirashvili y Harzi
EEUU ofrecía en 2015 20 millones de dólares por cuatro líderes de Estado Islámico: De izquierda a derecha, Qaduli, Adnani, Batirashvili y Harzi- Dpto. de Estado de EE.UU.

Cárcel de Camp Bucca

Adnani, cuyo verdadero nombre es Taha Sobhi Falaha, nació hace 39 años en la localidad de Binnish, cerca de la ciudad de Idlib en el norte de Siria. Es uno de los contados sirios que están en la cúpula del autodenominado Estado Islámico, que cuenta en su mayoría con iraquíes, como el «califa» Abu Bakr al Bagdadi. Según reportaron en 2014 medios como CNN, momento en el que EE.UU. consideró a Adnani «terrorista» y pasó a estar entre los hombres más buscados del mundo, ambos alimentaron su odio a Occidente en Camp Bucca la cárcel de centro de detención clandestino de prisioneros de Estados Unidos, que operó entre 2003 y 2009 al sur de Irak, y por donde según el instituto Soufan Group pasaron hasta 9 líder de Daesh. Lucharon contra la coalición liderada por EE.UU. y se cree que estuvieron bajo captura entre 2005 y 2010, según un reportaje de la revista Time.

En ese número de 2014 de la revista Dabiq, este yihadista animaba a la comunidad internacional a hacer una intervención en Siria o en Irak. «De esta forma, se perderán vidas humanas, lo que hará que la opinión pública proteste contra los gobiernos y cree desconfianza hacia ellos». Anteriormente, Adnani pidió por ese mismo medio a los simpatizantes de Daesh en Occidente, que como «lobos solitarios» lanzaran ataques contra Europa y Estados Unidos sea como sea. «Si no eres capaz de hacer una bomba o tener balas, puedes aplastar cabezas con una roca, o causar una matanza con un cuchillo, también atropellarlo con tu coche?».

Estado Islámico utiliza a potenciales psicópatas ofreciéndoles un «vocabulario» que les «despierta» y que pueden utilizar para legitimar sus intenciones de matar, según dijo a ABC el experto en geopolítica Harold Hyman. Adnani, cuya cabeza tiene una recompensa de 5 millones de dólares para el Gobierno de Estados Unidos, es uno de los hombres más buscados del mundo precisamente por estar detrás del aparato de propaganda terrorista más sofisticado de la historia.

Fue él quien exigió a sus seguidores atacar en Ramadán. «El mes de la conquista y la yihad», clamó, según un audio difundido en redes sociales y que reportó SITE, portal de seguimiento de información islamista. Para la propaganda de Daesh, «esto es una guerra y hay que luchar con todo lo que se tenga a mano». El diario alemán ya se ha referido a Adnani como el Joseph Goebbels islamista: su discurso de guerra total recuerda mucho al histórico del ministro de propaganda nazi del 18 de febrero de 1943. Goebbels preguntó a la muchedumbre del Palacio de Deportes en Berlín «¿quieren ustedes la guerra total?». Lo escucharon en directo cientos de seguidores nazis enfervorecidos. En cambio, Adnani no lo hizo ante un público entregado en un pabellón del «califato», sino por las redes sociales, llegando a miles y miles de potenciales yihadistas.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.