Los ahorradores buscan alternativas para no pagar por los depósitos

Las cuentas sin comisiones y con una pequeña remuneración pueden ser una opción

Si los mercados celebraron con optimismo las noticias de las vacunas, como el principio de la pandemia, las familias ven todavía muy largo ese túnel.

Los hogares todavía dudan de que la inmunización de la población sea rápida y efectiva y, aunque se lleve a cabo, recuperar la vieja normalidad y salir de la crisis económica llevará un tiempo. Más si cabe que todavía hay casi un millón de trabajadores en ERTE.

Ante esta incertidumbre, las familias mantienen siguen aumentando el dinero en depósitos como medida de protección para una crisis que calculan que será larga. 

Así, aumentaron en 16.400 millones de euros en diciembre, un incremento notablemente superior a los 3.200 millones de euros del mes anterior y a pesar de la campaña de Navidad.

En cifras absolutas, el volumen de los depósitos bancarios de los hogares cerró diciembre en 916.300 millones de euros, un 1,8 % más que al finalizar noviembre.

Publicidad
Publicidad

En comparación interanual, este tipo de ahorro aumentó un 7,4%, lo que equivale a 63.100 millones de euros, según los datos recogidos por el Banco de España.

Las familias pagan por tener depósitado sus ahorros

Lo cierto es que las familias cada vez tienen menos opciones para sacar partido a este excedente de ahorro.

Desde que el Banco Central Europeo (BCE) colocó el precio del dinero en el 0% en 2016 y, luego rebajó la facilidad de depósito al -0,5% (que es el dinero que el organismo cobra a los bancos por dejar el dinero depositado en él), las opciones se fueron reduciendo.

El Banco de España constata que los productos elegidos por las familias son las cuentas a la vista y los depósitos, pero las familias ven que cada vez es más frecuente que la banca les cobren comisiones por tener ese dinero en las entidades si no cumplen unas determinadas condiciones de vinculación, que en algunos casos son casi draconianas (como las que incluyen domiciliaciones por un importe mínimo, la contratación de productos de inversión o de financiación y seguros).

Incluso entidades como ING que se caracterizaba por no cobrar comisiones, aplicará un cargo de 10 euros a aquellos ahorradores que tengan más de 30.000 euros depositados en el banco sin domiciliar la nómina.

Publicidad

Este cambio de política de la banca podría empujar a las familias a guardar el dinero en casa, el famoso bancolchón, como ocurrió en la crisis financiera, aunque era por motivos diferentes. En esos años la desconfianza hacia las entidades financieras podría haber provocado una fuga del dinero de los bancos, ahora buscan evitar las comisiones.

Excepciones 

Lo cierto es que la oferta de la banca en depósitos es más bien escasa y, cuando la hay, está vinculada a la contratación de productos de inversión como fondos o planes de pensiones o incluyen plazos más largos como 36 meses.

No obstante, hay algunas excepciones. Wizink comercializa una imposición a plazo fijo con una rentabilidad del 0,50% a 12 meses. 

Sin tener que domiciliar la nómina existen varias cuentas corrientes, que no cobran comisiones, y que no requieren una mayor vinculación. 

Publicidad

Estas ofertas provienen fundamentalmente de la banca digital o neobancos. Una de ellas es la cuenta corriente de Openbank, que no tiene comisiones, ni tampoco obliga a domiciliar la nómina y permite tarjetas gratuitas. 

Otra es la cuenta de N26, el neobanco que tampoco quiere condiciones.

Si las familias buscan cierta remuneración existen cuentas de este tipo, pero que se encuentran limitadas a cierta cantidad y durante un periodo de tiempo determinado.

Una seria la Cuenta Ahorro Bienvenida, con una remuneración del 1% los seis primeros meses, con una contratación 100% digital y sin comisiones. 

Sin límite de cantidad a remunerar destaca la Cuenta de Ahorro de National Nederlanden, con una rentabilidad del 0,20% de remuneración.

Publicidad

 Si se dispone una nómina con la qué jugar

Con una nómina las opciones se amplían. Por un lado, destaca la Cuenta Nómina de Bankinter, que remunera con un 5% el primer año y limitado a 5.000 euros. 

Por otra parte, Abanca regala 150 euros a quienes domicilien su nómina en su cuenta sin comisiones. 

Frente a los bonos, no se pierde 

Si bien es cierto que estas rentabilidades son casi testimoniales, otras alternativas a las que podrían optar las familias, por perfil de riesgo, podrían llevarlas a perder dinero. 

Hablamos de los bonos y letras del Tesoro. La renta fija de países con grado de inversión ofrecen rentabilidades negativas, incluso a plazos largos. 

Por lo que un único camino para sortearlo sería asumir un riesgo aún mayor, como renta variable, pero que no cumpliría con el objetivo de preservar el capital para hacer frente a la crisis.

En portada
Publicidad
Noticias de