La inflación estrangula el ahorro conservador

Al patrimonio personal hay que cuidarlo, prestarle mucha atención, por muy pequeño que sea.   Lo que tanto trabajo ha costado construir no[…]

Al patrimonio personal hay que cuidarlo, prestarle mucha atención, por muy pequeño que sea.  

Lo que tanto trabajo ha costado construir no se puede dejar abandonado en los momentos que más necesita de nuestra vigilancia. 

Eso es lo que está pasando con el billón de euros que los españoles mantienen en depósitos y cuentas sin recibir a cambio ninguna remuneración. 

Con la escalada de la inflación, ese ahorro se va erosionando. La pérdida de poder adquisitivo va creciendo al mismo tiempo que sube el IPC. 

La inflación es como la lava

La inflación es como la lava de Cumbre Vieja. Avanza lentamente, pero va destruyendo todo lo que encuentra a su paso. Y el ahorro es una de sus víctimas preferidas. 

Con el IPC al 4 por ciento y sin haber tocado techo, pocas bromas. El dinero hay que moverlo, aunque sea muy complicado en este escenario.  

Publicidad
Publicidad

Porque los inversores conservadores, en un entorno de tipos al cero por ciento, hace tiempo que se quedaron sin alternativas ajustadas a su perfil. 

Esto hace unos meses no importaba. Aunque los depósitos no se remuneraran, la inflación no existía, por lo que no había peligro de pérdida de poder adquisitivo. 

Activos para arañar rentabilidad

Ahora, en cambio, hay que reaccionar, buscar activos a los que arañar puntos de rentabilidad que compensen el impacto de la inflación. 

La vía más directa para hacer frente a este enemigo es la renta variable, pero no es la más recomendada para estos perfiles tan conservadores. 

Publicidad

Mejor situarse en un escalón intermedio, en algún fondo mixto de renta fija. También salen a relucir en estos momentos los fondos de bonos ligados a la inflación. 

Los expertos no se ponen de acuerdo

Aunque sobre su recorrido los expertos no se ponen de acuerdo, según publicó en su número 1.254 la revista INVERSIÓN. 

Mientras Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G, mantenía que el recorrido que le queda a estos bonos es “reducido, porque este repunte de la inflación ya la han recogido los bonos y, por otro lado, por la moderación de los precios que se espera para el año que viene”, Massimiliano Maxia, director senior de productos especializados en renta fija de Allianz IG, se mostraba más optimista. 

Su argumento era que los precios de las materias primas “seguirán subiendo por la alta demanda, a lo que se une que todavía no hay evidencia de mejora por parte de la oferta”. 

Publicidad

En cualquier caso, para estos ahorradores la mejor opción es acudir a un asesor financiero, que definirá los activos que deben integrar su cartera teniendo en cuenta su aversión al riesgo. 

En portada
Publicidad
Noticias de