Tesla divide ahora a los analistas

La compañía que preside Elon Musk vivió un espectacular año bursátil, pero va perdiendo ventaja frente a sus competidores

Las acciones de Tesla batieron todos los récords el año pasado. La compañía automovilística que preside Elon Musk se anotó una revalorización del 745% en 2020 y, en lo que llevamos de 2021, sus acciones avanzan un 24%.

Muchos inversores creen que han perdido la oportunidad de entrar en la acción, mientras otros todavía dudan si están a tiempo de subirse a ese tren. Lo cierto es que ni los propios analistas se ponen de acuerdo: se dividen a partes prácticamente iguales los consejos de comprar, vender y mantener. 

Razones por las que todavía sería una buena inversión

Desde Morningstar señalan que Tesla es el líder mundial en el diseño y fabricación de vehículos eléctricos con batería, o BEV, así como un pionero en el desarrollo de energía solar y grandes baterías de almacenamiento. 

“Los mercados a los que se dirige Tesla tienen un fuerte viento de cola debido al cambio secular de los motores de combustión interna a los BEV”, explican en un análisis.

Asimismo, el informe señala que los BEV representarán una participación cada vez mayor de la producción de automóviles nuevos durante la próxima década y que la generación de energía renovable y el negocio de almacenamiento de energía requerido asociado continuarán obteniendo una mayor participación de mercado de la generación tradicional de electricidad con combustibles fósiles.

Publicidad
Publicidad

También desde Morningstar pronostican que “las ventas de automóviles de la empresa crecerán desde poco menos de medio millón en 2020 a una tasa de venta anual de 3,6 millones de vehículos ligeros en 2029. Esa tasa de ventas representaría aproximadamente el 19% de la cuota de mercado global de BEV”.

El negocio de energía de Tesla crecerá aproximadamente un 30% anual durante el mismo período de tiempo. A esta tasa de crecimiento, el negocio de generación y almacenamiento de energía crecería de un poco menos de 2.000 millones de dólares en ventas a más de 17.000 millones en 2029. 

Por su parte, Rob Hansen, analista growth quality de Vontobel AM, señala que una vez que la fabricación de coches adquiera una velocidad de crucero es posible “que se establezca la producción de menor coste, con lo cual, se reduciría también los precios para el consumidor y reducirá los precios de los rivales justo en el momento en que se inicie la curva en S de la adopción de los vehículos eléctricos”.

Creciente aumento de la competencia 

Hasta la fecha, la ventaja de Tesla es que era pionero en la fabricación de este tipo de vehículos. 

Precisamente los analistas creen que esta ventaja de ser el primero en moverse vaya disminuyendo con el tiempo a medida que Tesla se enfrenta a una competencia cada vez mayor en todos sus mercados.

Publicidad

Además de estos, hay una gran cantidad de empresas en etapa inicial que persiguen no solo el negocio de BEV en sí, sino también el software de conducción autónoma, camiones eléctricos, baterías y lidar (detección de luz y rango, que se utiliza para conducción autónoma).

Para hacer frente a estos desafíos, Hansen cree que la compañía debería barajar diferentes opciones que le permitan mantenerse como empresa diferenciada: un paquete de vehículo autónomo (actualmente un coste inicial), actualizaciones regulares de rendimiento, cuotas mensuales de recargo, paquetes de mantenimiento mensual e incluso un paquete de entretenimiento completo con transmisión en directo y/o Tesla Arcade.

Tanto desde Vontobel como en Morningstar señalan que en, definitiva, la acción conlleva más riesgos, y una valoración que “deja poco o ningún margen de seguridad, lo que un inversor a largo- plazo debería ver como primordial para el éxito”, indica Hansen.

Precisamente, Sergio Ávila, analista de IG, recalca que “el punto de entrada para invertir en Tesla es muy malo, si se está dentro se podría mantener en cartera mientras no pierda los 775,80 dólares, pero ahora mismo el ratio de rentabilidad potencial frente al riesgo es elevado”,

Publicidad

Otras opciones con mayor potencial 

Lo que sí es cierto es que Tesla revolucionó la industria del automóvil y otras que están relacionadas con la recarga de las baterías del vehículo. 

Mobeen Tahir, analista de Widsom Tree, pone el foco en  la “infraestructura de carga también requerirá una inversión significativa para que realmente se convierta en un habilitador en lugar de una limitación de la tecnología de vehículos eléctricos.” 

Se espera que la mitad de todas las ventas de automóviles de pasajeros serán eléctricas para 2040. Solo una red de carga bien distribuida puede respaldar esta proliferación de vehículos eléctricos en las carreteras. 

Una de las compañías que se verían beneficiadas sería Edison International, una empresa de suministro eléctrico que aglutina el 75% de recomendaciones de compra. 

El rival chino de Tesla NIO también cuenta con el apoyo de los analistas, con el 63% de las recomendaciones de compra y el 27% restante en mantener. 

Publicidad

Dentro de las automovilísticas destacan también las clásicas como BMW, Volkswagen, Hyundai que son conscientes del alto potencial de crecimiento del coche eléctrico. El primer fabricante acapara a partes iguales las recomendaciones de compra y de mantener. 

 

En portada
Publicidad
Noticias de