Resultados de la banca europea: todo apunta a que irán de mal en peor

Los bancos europeos se preparan para la presentación de los resultados del tercer trimestre instalados en la depresión. Si las[…]

Los bancos europeos se preparan para la presentación de los resultados del tercer trimestre instalados en la depresión. Si las cuentas de los tres meses anteriores ya fueron malas, las de los próximos tres meses amenazan con ser aún peores, a medida que la desaceleración económica va a más, lo que coincide con un entorno de tipos de interés negativos que se comen el exiguo margen de intereses de las entidades financieras. 

De esta forma, seis de los principales bancos europeos probablemente verán cómo se estancan sus ingresos en el tercer trimestre, según las estimaciones de analistas recogidas por Bloomberg. Muchas de estas entidades se pueden haber visto obligadas a reservar más provisiones para préstamos dudosos a medida que se deterioran las perspectivas económicas, mientras que otras con grandes divisiones de trading podrían ver mermados sus ingresos en renta fija por culpa de la caída de los bonos. 

La economía europea no ha sido ajena a las incertidumbres que han golpeado a las bolsas desde el verano, empezando por la guerra comercial entre China y Estados Unidos y siguiendo con el Brexit, cuyo acuerdo entre la UE y el Reino Unido se anunció ayer, apenas quince días antes de la fecha límite marcada por Boris Johnson. Demasiados focos a los que prestar atención por parte de los inversores, que han optado por reducir sus posiciones de riesgo y han disminuido su demanda de servicios de banca comercial y de inversión.

Ante este panorama, la receta del Banco Central Europeo ha sido la de deprimir los tipos de interés intentando reducir al máximo los costes de endeudamiento, tipos negativos incluidos, una excelente noticia para los prestatarios pero un pésimo negocio para los prestamistas. 

"Si los bancos centrales responden a una recesión con recortes de tipos, esto reducirá estructuralmente los retornos aún más ", dice Alastair Ryan, analista de Bank of America . "Esta no es una foto bonita para los bancos; las ganancias podrían reducirse a la mitad fácilmente y los recortes de dividendos serían generalizados", asegura este experto. 

Por ahora, la banca estadounidense ha dado el tipo, con buenos resultados por parte de JP Morgan, Citigroup, Bank of America y Morgan Stanley, que han podido compensar el entorno de bajos tipos con mayores ingresos comerciales, algo que no ha podido hacer Goldman Sachs, el único de los grandes de Wall Street que ha decepcionado. De acuerdo con los datos de Bloomberg, esto es lo que se puede esperar de los grandes bancos europeos

UBS: Ingresos a la baja

Presentará sus resultados el próximo 22 de octubre. Los analistas esperan que los ingresos disminuyan en el trimestre y destacan que la entidad suiza está tratando de reducir sus costes operativos. El banco está más centrado en gestionar altos patrimonios, pero incluso aquí el entorno de bajos tipos de interés puede jugar una mala pasada. En este sentido, el grupo anunció en agosto la intención de cobrar por los depósitos a sus clientes con saldos más elevados.

Publicidad
Publicidad

Santander: Más protegido por América Latina

En el caso de Santander, que rendirá cuentas el 30 de octubre, los problema de ralentización económica en la zona euro tendrán menos impacto debido a su expansión en América Latina, lo que no significa que la entidad salga indemne, pues de hecho está sufriendo. Y el foco de mayor conflicto es Reino Unido. De hecho, ya se sabe que anotará un cargo en el tercer trimestre de 1.500 millones de euros por culpa del Brexit y la regulación financiera británica. 

No en vano, la presidente del banco, Ana Botín, ya ha dicho en la city londinense que las medidas del BCE no están funcionando para impulsar la economía europea, en relación con los tipos negativos, y ha recordado el efecto negativo que causan en las cuentas de resultados de las entidades financieras. En el trimestre, el consenso de analistas de Bloomberg espera ver un beneficio neto de 2.240 millones de euros, el 8,6% más que en el segundo trimestre y unos ingresos de 12.292 millones de euros, el 1% menos que en el trimestre anterior. 

Publicidad

Credit Suisse: escándalo de espionaje

Los analistas consideran que probablemente lo hará mejor en las actividades de trading en renta fija y renta variable, aunque los ojos del mercado estarán puestos en la división de gestión de patrimonios, tras conocerse un escándalo de espionaje. En concreto, los servicios de seguridad del banco empezaron a vigilar a Iqbal Khan, el ex consejero de la división de patrimonios, fichado por el gran rival, UBS, destapándose un gran escándalo en la industria financiera del país helvético. Ni siquiera el consejero delegado del banco, Tidjane Thiam, estaba al tanto de este hecho, aunque finalmente no hubo evidencias de que Khan intentease robar a Credit Suisse empleados o clientes. El banco presentará resultados el 30 de octubre.

Deutsche Bank: otro trimestre sin brillo

Uno de los bancos que más expectación generará con sus resultados es Deutsche Bank, cuyas cuentas serán públicas el 30 de octubre. A finales de julio, cuando presentó las cifras del segundo trimestre, el banco alemán se hundió más de un 5%, luego de anunciar unas pérdidas netas atribuidas de 3.190 millones de euros. Es la consecuencia de los costes provocados por el despido de 18.000 empleados a nivel global. 

Publicidad

Enfrentado a la mayor revisión estratégica de su negocio en décadas, los inversores querrán comprobar como marcha el golpe de timón que dio el director ejecutivo, Christian Sewing, empeñado en sacar al banco del negocio del trading y concentrar los esfuerzos en al banca corporativa. Han habido progresos en la venta de activos no estratégicos pero el empeoramiento de las perspectiva económicas han obligado al banco suavizar su objetivo de ingresos. Los analistas consideran que, por este motivo, en estos resultados se verán un incremento de las provisiones por créditos fallidos. Y probablemente, durante otro trimestre más, los ingresos también disminuirán. 

BNP Paribas: bien en renta variable

El gigantes francés BNP Paribas presentará sus resultados el próximo 31 de octubre, y en este caso, los analistas consultados por Bloomberg esperan que, a diferencia de lo ocurrido en los últimos trimestres, aumenten los ingresos por actividades de intermediación en renta variable, lo que sucederá por primera vez en el año. Por el contrario, los ingresos derivados de la intermediación en renta fija podrían caer, cortando así una racha de dos trimestres consecutivos de incrementos. 

Hasta cierto punto, explica Bloomberg, el dolor de Deutsche Bank en renta variable es el alivio que podría experimentar BNP Paribas en la misma partida. Y es que los dos bancos firmaron un acuerdo en octubre según el cual, la entidad alemana ha transferido a la gala su negocio de 'hedge funds'. Este acuerdo podría dar a BNP Paribas la escala necesaria para competir en la liga de los más grandes. 

En portada

Noticias de