Caixabank-Bankia. La fusión tendrá potencial bursátil a largo plazo

Caixabank y Bankia firman importantes revalorizaciones desde noviembre. Los analistas avanzan su futuro en el IBEX 35

Caixabank y Bankia son desde este viernes una única entidad financiera, que operará bajo el nombre de la primera y que, a juicio de los analistas, tiene más recorrido a largo plazo que a corto.

Publicidad

“Viendo los números de la fusión, tampoco nos sale mucho más allá de lo que está cotizando ahora”, remarca al respecto Nagore Díez, analista experta en banca de Norbolsa.

Uno de los principales motivos para pensar así son las fuertes revalorizaciones que han vivido ambas compañías desde que, el 9 de noviembre, la farmacéutica Pfizer anunció la efectividad de su vacuna contra el Covid-19.

Se despejó la gran incertidumbre que pendía sobre la economía mundial.

Caixabank y Bankia acumulan fuertes subidas

Desde ese día, Bankia ha subido un 39% y Caixabank, el 37,9% (aunque sus alzas todavía están por debajo del 49,66% que escala BBVA; de la revalorización del 48,13% que se anota Bankinter; del 43% que se impulsa el Sabadell y del 39% que se anota el Santander).

“Ambas cotizaciones han corrido mucho. No sé hasta qué punto puede quedar margen de recorrido a la cotización de la entidad conjunta. Ambas cotizaciones ya están recogiendo todo lo positivo de la operación y sería lógico que respirasen un poco”, razona Nuria Álvarez, experta en sector financiero de Renta 4.

Publicidad
Publicidad

En ese sentido, la cotización de la fusionada correrá una suerte paralela a la del conjunto del sector, muy dependiente de la evolución de la situación sanitaria, de la crisis económica y de la evolución de los tipos de interés.

Y las perspectivas no son del todo buenas.

Se nubla la recuperación económica

“Desde finales de año, tenemos un entorno de algo más de visibilidad gracias a las vacunas, pero hay que tener cuidado porque esto va mucho más lento de lo esperado. Ya se está dando por perdida la recuperación del primer semestre del año y estamos viendo revisiones a la baja del crecimiento para 2021 en Europa. Al final, todo eso te puede impactar en las cotizaciones, al menos para que respiren algo”, avisa Álvarez.

Sobre este asunto, Álvarez espera que la visibilidad aumente a medida que avance el año y, con él, las campañas de vacunación.

Publicidad

Sinergias de la fusión Caixabank-Bankia

Por otro lado, otro motivo que puede limitar el recorrido bursátil de la fusionada a partir de ahora es la tardanza en cristalizar los beneficios de la operación, que convertirá al banco resultante en el mayor del país por volumen de activos.

“Todo este tema de las fusiones está bien porque te quitas un competidor pero ahora hay que hacer mucho trabajo de adelgazar la estructura. En el corto plazo no vas a ver las sinergias de costes. Te vas a ir a 2023 para empezar a ver que has adelgazado los costes y que la estructura está acorde con lo que necesitas”, apunta Díez.

Un análisis que comparte Álvarez: “Han anunciado unas sinergias de 770 millones de euros, pero algunas de ellas no se esperan hasta 2025 y, hasta entonces, pueden pasar muchas cosas”. Ahora tienen que hablar con los sindicatos, informa Economía Digital.

“A lo mejor este año consiguen materializar un 10-20%. Esto se hará más evidente a partir de 2022”.

Publicidad
CALENDARIO DE LA FUSIÓN. El mayor banco de España echó a andar este viernes. Las fechas clave de la nueva Caixabank señalan que la negociación con los sindicatos empezará después de Semana Santa (vídeo: Economía Digital).

Evolución bursátil de Caixabank-Bankia en el largo plazo

En todo caso, aunque su potencial de corto plazo sea limitado, Díez sí cree que la compañía resultante podría tener una buena evolución a futuro.

“Creo que para el medio-largo plazo puede ser una acción que lo haga bien pero, en el corto plazo, la trayectoria puede ser volátil, porque la banca es muy sensible a los tipos y la evolución de los tipos es muy sensible a la macro”, apunta esta especialista.

“Por fundamentales, es una compañía sólida. Y todas estas entidades, muy ligadas a la banca doméstica y a hipotecas, se van a beneficiar cuando empiecen subir los tipos”, añade.

Pero para que esto ocurra, “lo que necesita el sector bancario es quitarse la incertidumbre de que la crisis sanitaria no derive en una crisis económica muy brutal”, asevera Díez.

Asimismo, hace falta “que el ritmo de vacunación mejore, que haya un porcentaje mayor de la población vacunado, que se consolide la subida tan rápida que han vivido los tipos de interés de la deuda y que no suba la morosidad”, apostilla la experta de Norbolsa.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de