Una tambaleante Nintendo rebaja su previsión de beneficio operativo

El gigante japonés Nintendo anunció hoy que prevé una sustancial rebaja de su beneficio operativo en el ejercicio en curso, por el duro golpe que ha recibido ante la fortaleza de la divisa nipona y el pobre rendimiento de su ventas.

La compañía, que estimó inicialmente un incremento del 36,9 por ciento en su beneficio operativo para el año fiscal nipón de 2016 hasta los 45.000 millones de yenes (395,7 millones de euros), revisó la cifra a 30.000 millones de yenes (263,9 millones de euros), lo que supondría un 8,8 por ciento menos que un año antes.

Nintendo, que presentó hoy sus resultados del primer semestre nipón (abril-septiembre), informó de que registró una pérdida operativa en el periodo de 5.947 millones de yenes (52,35 millones de euros), la primera en dos años.

La razón principal, explicó en un comunicado, fue el "impacto de la fortaleza del yen" frente a otras divisas, que resultó en unas pérdidas por el tipo de cambio para la compañía por valor de 97.300 millones de yenes (856,4 millones de euros).

Este replanteamiento de sus previsiones no es de extrañar, dada la fortaleza mostrada por el yen frente a otras divisas en los últimos meses, una circunstancia que perjudica los retornos de los grandes exportadores nipones como Nintendo, donde el 71,1 por ciento de las ventas procedieron del extranjero.

A esto se sumó el mal desempeño de sus ventas durante esos seis meses, en los que reportó una caída en su facturación del 33 por ciento hasta 136.812 millones de yenes (1.204,5 millones de euros).

El exitoso juego para teléfonos inteligentes Pokémon GO ayudó a un incremento en las ventas de software de Pokémon y de su familia de consolas portátiles Nintendo 3DS -sobre todo dispositivos 2DS, de las que vendió cinco veces más.

Sin embargo, la ausencia de títulos que resultaron punteros en trimestres anteriores, como "Splatoon" o "Super Mario Maker", pasaron factura a sus remesas.

La compañía ya avisó que la "app", que cuenta con más de 500 millones de descargas en todo el mundo, iba a tener un impacto limitado en sus cuentas, puesto que Nintendo no es responsable del videojuego, sólo tiene participaciones en la empresa encargada del desarrollo, Niantic, y en The Pokémon Company.

A esto se suma la disminución de las ventas de sus populares figuras amiibo, que en los últimos meses no han recibido juegos con funcionalidades para su uso, a pesar de la salida de nuevos modelos.

Esto ha llevado a la empresa a rebajar también a 470.000 millones de yenes (4.134 millones de euros) su previsión de facturación para el ejercicio de 2016 (un 6,8 por ciento interanual menos) desde los 500.000 millones (4.400 millones de euros) inicialmente previstos.

Estas cifras contrastan con el aumento de su beneficio neto, que se disparó más del triple en dicho semestre hasta 38.299 millones de yenes (337 millones de euros) gracias a la venta multimillonaria del club estadounidense de béisbol Seattle Mariners (Marines de Seattle).

Esta inyección de capital ha llevado a Nintendo a modificar al alza su previsión de beneficio neto para el ejercicio completo hasta los 50.000 millones de yenes (439,8 millones de euros), frente a los 35.000 millones (307,9 millones de euros) que preveía tres meses atrás.

Habrá que esperar para comprobar si su optimismo se contagia a los inversores, con los que desde el pasado 20 de octubre, cuando mostró su nueva consola, Switch, mantiene una relación de amor-odio.

El valor de las acciones de la antaño empresa de naipes ha caído un 9 por ciento desde entonces hasta situarse hoy en 24.520 yenes (215 euros), dado que el mercado considera que su nueva plataforma, un híbrido de sobremesa y portátil, no aporta mucha novedad.

Esta impresión, sumada al desempeño del primer semestre, podría volver a poner en jaque el futuro de la histórica compañía.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.