Trend Micro prevé aumentar un 30 % anual ingresos en España entre 2018 y 2020

La compañía Trend Micro, especializada en soluciones de ciberseguridad, prevé incrementar sus ingresos un 30 % anual en España entre 2018 y 2020, ha anunciado hoy su director general para Iberia, José Batat.

Ese objetivo es "alcanzable", ha asegurado en un encuentro con la prensa, en el que ha desgranado que ese crecimiento se sustentará en cuatro áreas de actividad: tecnología en la nube, centros de datos, ataques dirigidos y adaptación de las compañías al nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Este año, la compañía, presente en España desde 2001, prevé incrementar su cifra de negocio entre un 10 % y un 20 %

En el encuentro, la compañía ha dado a conocer los resultados de una encuesta llevada a cabo por su compañía entre el 22 de mayo y el 28 de junio a los responsables de Tecnologías de la Información de organizaciones con más de 500 empleados en once países, entre ellos España.

Según la encuesta, en España existe un buen conocimiento de los principios sobre los que se sustenta el GDPR, ya que el 100 % de los directivos españoles encuestados saben que debe cumplir con la regulación y prácticamente la mayoría asegura haber leído sus requisitos (95 %).

Cuando se trata de sanciones, tres de cada cuatro empresas españolas desconocen la cuantía de la multa a la que se podrían enfrentar, y sólo una cuarta parte (27 %) reconoce que podrían ver sacrificada entre el 2 % y el 4 % de su facturación anual global.

El promedio mundial no parece mucho más prometedor, pues la investigación apunta a que dos de cada tres encuestados no parece estar preocupado por la cantidad con la que podría ser sancionado, mientras que un tercio (33 %) conoce las multas que conlleva la nueva ley.

En España, el 20 % de las empresas entrevistadas afirma incluso que una multa "no les importaría o no les causaría demasiado inconveniente".

Cuando se les preguntó cuál sería el mayor impacto en caso de incumplimiento, el 82 % de las organizaciones en España cree que la reputación y el daño al valor de la marca son el mayor obstáculo en caso de incumplimiento, y algo más de la mitad (52 %) aseguró que tendría un mayor impacto entre los clientes existentes.

Según la compañía, llama la atención también que las empresas en España tampoco están seguras de quién debería hacerse cargo de garantizar el cumplimiento de la regulación.

De los encuestados, el 22 % cree que el consejero delegado debe ser responsable de liderar el cumplimiento del Reglamento y sólo el 12 % cuenta realmente con un alto ejecutivo involucrado en el proceso de GDPR, que será de obligado cumplimiento a partir del 25 de mayo próximo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.