Toyota potencia su interés por hacer coches eléctricos con una nueva división

Toyota Motor, el segundo mayor fabricante mundial de vehículos, anunció hoy la creación de una unidad interna centrada en acelerar el desarrollo de coches eléctricos dentro de su estrategia para potenciar su negocio de vehículos menos contaminantes.

La división echará a andar el mes próximo y estará integrada por representantes de la propia empresa de Aichi y de tres fabricantes de componentes que forman parte del grupo o están participados mayoritariamente por Toyota, según se explicó en un comunicado.

La nueva unidad se centrará en integrar "las capacidades y recursos tecnológicos" de estas empresas para acelerar "lo antes posible" el avance de los proyectos centrados en el desarrollo de coches eléctricos que se adapten de manera ágil y flexible a las diversas necesidades de los distintos mercados.

El anuncio se corresponde con la estrategia de la empresa que adelantó el diario Nikkei hace una semana, y que pasa porque la compañía produzca vehículos eléctricos de alta autonomía a gran escala en 2020.

El mayor fabricante nipón quiere incorporar este tipo de modelos, que ya ocupan un lugar importante en los catálogos de competidores directos como Nissan Motor, a su estrategia, actualmente centrada en modelos híbridos y de pila de combustible.

Toyota "ha decidido crear una estructura que le permita comercializar vehículos eléctricos en una fase temprana", como uno de los medios para lograr su meta de comercializar coches que no emitan gases contaminantes para el año 2030.

Toyota comercializó SUV (siglas en inglés de vehículo utilitario deportivo) eléctricos desarrollados junto a Tesla Motors en EEUU entre 2012 y 2014, pero el fabricante nipón consideraba que los EV no llegarían a la línea principal de comercialización por factores como el coste de las baterías y el rango de conducción limitado.

Con este giro en su estrategia, seguiría los pasos de rivales como Volkswagen, que aspira que para 2025 los vehículos eléctricos supongan el 25 por ciento de sus ventas totales, un plan trazado tras el escándalo de manipulación de los datos de emisiones contaminantes en varios modelos diesel del grupo alemán.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.