Tokio cae por la recogida de beneficios tras una racha de 3 días de ganancias

La Bolsa de Tokio retrocedió hoy tras una racha de tres jornadas de ganancias después de que los inversores optaran por la recogida de beneficios tras el frenazo en Wall Street y un fortalecimiento del yen frente al dólar estadounidense.

El índice de referencia Nikkei bajó 91,62 puntos, un 0,45 %, y quedó en 20.138,79 puntos, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 5,69 puntos, un 0,35 %, hasta situarse en 1.611,56 unidades.

El parqué tokiota arrancó debilitado y ahondó en sus pérdidas a lo largo de la negociación después de que los principales índices de la plaza neoyorquina retrocedieran el martes tras los récords de días anteriores, afligida por la caída de los precios del petróleo hasta su nivel más bajo en nueve meses.

El barril de Texas, de referencia en EE.UU., cayó un 2,19 % y el crudo Brent, de referencia en Europa, bajó en Londres un 1,89 %.

Los inversores optaron ante este panorama por no emprender acciones arriesgadas y recoger beneficios ante la falta de estímulo.

También influyó negativamente un fortalecimiento de la divisa local frente al "billete verde", que se intercambiaba hoy en la franja baja de los 111 yenes durante la tarde en Tokio.

Las corredurías lideraron las pérdidas, seguidas por el sector minero y el de los metales no ferrosos.

La caída de los precios del crudo afectó a compañías niponas del sector como las petroleras JXTG Holdings e Inpex, cuyas acciones se depreciaron un 1,2 % en ambos casos.

La compañía de tecnología e infraestructura Toshiba cayó, por su parte, un 2,18 % tras anunciar que ha seleccionado a un consorcio liderado por un fondo de inversión público-privado nipón para negociar la venta de su escindida rama de chips de memoria, con la que busca sanear sus finanzas.

En la primera sección, 1.330 valores retrocedieron frente a 589 que avanzaron, mientras que 101 cerraron el día sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 2,263 billones de yenes (18.273 millones de euros), frente a los 2,519 billones de yenes (20.331 millones de euros) de la víspera.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.