Skoda entregó en septiembre 112.900 vehículos en todo el mundo, un 5,4 % más

Las ventas mundiales de Skoda aumentaron un 5,4 % en septiembre, hasta 112.900 vehículos comercializados, cifra con la que acumula 22 meses consecutivos de crecimiento y con la que logra el mejor resultado mensual de sus 122 años de historia.

La marca checa, propiedad del Grupo Volkswagen, ha destacado en un comunicado el "fuerte impulso" en las ventas del SUV Kodiaq y el "impulso adicional" que supondrá el nuevo Karoq, que estará disponible en los primeros mercados este mes.

En Europa Occidental Skoda entregó 48.500 vehículos, lo que supone un aumento del 5,8 % respecto al mismo período del año anterior.

En concreto, en Alemania -su mayor mercado europeo- se incrementaron sus ventas un 8,8 %, hasta 17.700 vehículos; en Francia, aumentaron un 27,6 %, hasta 3.000 vehículos.

En Italia, Skoda vendió 2.100 vehículos, un 23,6 % más; en los Países Bajos matriculó 1.700 coches, un 20,3 % más; en Austria, 2.400 vehículos, un 33,4 % más; en Noruega, 700 vehículos, un 13,8 % más; y en Irlanda, 400, un 29,8 % más.

En la región de Europa Central, la marca registró un incremento del 8,1 %, hasta 16.400 entregas.

Así, en su mercado nacional de la República Checa las ventas aumentaron un 11,1 %, hasta 7.800 vehículos; y en Croacia crecieron un 48,9 % (300 coches).

En Europa Oriental -excluyendo Rusia-, las entregas crecieron un 40,8 % hasta 4.400 unidades.

En esta zona, Skoda aumentó sus ventas un 119,6 % en Serbia (900 vehículos), un 125,5 % en Ucrania (700 coches), un 13,2 % en Rumanía (1.100) y un 17,1 % Bulgaria (300).

En Rusia, las entregas de la marca crecieron un 20,1 %, hasta 5.800 unidades, mientras que en China -su mayor mercado individual- disminuyeron un 4,5 %, hasta 30.600.

Este descenso se debió "principalmente" al cambio de modelo del Octavia y del Rapid, por lo que la compañía prevé que las ventas vuelvan "al volumen normal a finales de año".

En la India, las entregas se incrementaron un 37 % en septiembre y alcanzaron 1.600 unidades.

Por modelos, el más vendido fue el Octavia, del que Skoda matriculó 37.400 unidades, un 8,5 % menos, seguido por el Fabia, del que se vendieron 19.100, un 3,3 % menos.

Del Rapid, Skoda comercializó 19.000 unidades, lo que supone un descenso del 3,5 % interanual; del Kodiaq, que Skoda lanzó en febrero de este año, la marca vendió en septiembre 13.300; del Superb entregó 13.900 unidades, un 2,9 % más; del Yeti, 6.300, un 27,1 % menos, y del Citigo comercializó 3.900 unidades, un 14,8 % menos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.