¿Se acerca un ciclo de mercado bajista?

Los inversores en renta variable han disfrutado de sólidas rentabilidades en la primera mitad de este ejercicio, y vienen obteniendo fantásticos resultados desde el punto más bajo de la crisis financiera en marzo de 2009. Ahora, cabe preguntarse si es el momento de asegurar esas ganancias a modo de preparación para el siguiente ciclo de mercado bajista. 

bolsa_cae

La tendencia de mercado bajista son casi siempre un efecto de las recesiones y la posibilidad de que se produzca en el próximo año es inferior al 20%, según J.P Morgan. No obstante, la unidad de gestión de activos ha alertado de una cierta volatilidad en los mercados durante el verano. "La renta variable no asciende en línea recta, y de hecho las bolsas experimentan ligeros retrocesos en algún punto todos los años".

Además, ha explicado que el anuncio de reducción en el programa de expansión cuantitativa estadounidense por parte de la FED, junto a medidas similares del BCE y la ralentización del crecimiento de China podría ser la causa de la regresión de este año. A pesar de ello, en J.P. Morgan Asset se muestran optimistas y mantienen su convicción de que la "buena salud de la economía mundial continuará impulsando las ventas y las ganancias". 

Habida cuenta de que los próximos movimientos de los bancos centrales implicarán probablemente un ajuste -y no una expansión- de la política monetaria, aún parece demasiado pronto para que los inversores opten por posiciones infraponderadas en renta variable y busquen refugio mediante sobreponderaciones en bonos gubernamentales y duración.

Como consecuencia, J.P. Morgan no descarta una sobreponderación amplia y diversificada en renta variable en detrimento de los títulos de deuda pública. No obstante, afirman que existe la posibilidad de que la volatilidad se intensifique en la segunda mitad del año. Asimismo, agregan que es probable que en los próximos tres años sea necesario reducir el riesgo de renta variable hasta una infraponderación, pero que a día de hoy no es necesario. 

Sobre Reino Unido, J.P Morgan ha dicho que se sigue dibujando un panorama tanto económico como político altamente incierto en el que el descenso en el crecimiento de los salarios reales y la confianza de los consumidores no prestan respaldo alguno al consumo. Además, aunque la marcada caída en la tasa de ahorro y el incremento en el crédito al consumo podrían proporcionar apoyo a corto plazo, generan también dudas en relación con su sostenibilidad. 

En el plano positivo, las intenciones de inversión corporativa han mejorado recientemente, y el equilibrio entre estos factores será clave para determinar si el BdI considera necesario sumarse a la tendencia de ajuste trazada por el resto de bancos centrales e incrementar los tipos de interés. Si bien este no es el escenario más probable, una serie de comentarios recientes del máximo organismo monetario británico sugiere que las posibilidades de que tenga lugar un incremento de los tipos de interés este año se han incrementado.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.