¿Sabes como realizar un buen cambio de divisas?

Viajar siempre es un placer. Aunque no lo es tanto el momento en el que te vuelves loco haciendo cálculos por el cambio de divisas. Si vas a salir de tu "zona monetaria" es recomendable que tengas en cuenta las siguientes indicaciones para no pagar comisiones en exceso ni tener errores en el cambio. 

como-invertir-en-divisas

Lo principal es tener claro cual es la diferencia entre "dinero" y "divisa". Como bien explica la fintech Transferzero, hay veces que se utilizan como sinónimos, pero no es un uso correcto porque son conceptos diferentes. La moneda es la unidad física y la divisa hace referencia a la unidad monetaria de cada país. Por tanto, el cambio de monedas es la compraventa de euros a la moneda local del país de destino vacacional. Mientras que las operaciones que no implican movimiento físico de dinero, como transferencias o cheques, se denominan cambio de divisas. 

También hay que tener en cuenta la diferencia entre tasa de compra y venta: La primera hace referencia al dinero (en euros) recibido al convertir moneda extranjera de la que sobra al volver de vacaciones. Por su parte, la tasa de venta es el dinero recibido al cambiar euros a la divisa del país de destino. Por otro lado, es fundamental ver dónde realizar el cambio de divisa. Tradicionalmente, sólo se podía realizar el cambio de divisas o de monedas en entidades bancarias o empresas de giro, cada una de ellas con sus correspondientes comisiones. Por tanto, hay que realizar un análisis de posibles proveedores de este servicio antes de decantarse por uno de ellos, puesto que no hay un coste fijo. 

Además, a estos proveedores tradicionales, hay que sumar nuevos servicios fintech, como TransferZero, que ofrece cambios de divisas online a 5% mejor que la de los bancos y un 2% mejor que la de las compañías de envío de dinero. 

No vale cambiar en cualquier momento: Las divisas están en constante fluctuación y la tasa de cambio puede variar de un día a otro. Hay que estar atentos a los movimientos de divisas para hacer la conversión cuando la tasa sea lo más alta posible. También hay que tener en cuenta que existen divisas peculiares, como el dírham, la moneda oficial de Marruecos, que no puede intercambiarse a nivel internacional y está prohibido sacar más de mil en monedas o billetes del país. Hay que prestar especial cuidado en los viajes a Cuba, puesto que hay dos monedas, una para los locales y otra para turistas.

Tener en cuenta que existen diferentes opciones de pago es fundamental. A la hora de viajar al extranjero, el dinero en efectivo no es la única alternativa para realizar los pagos. Existen otras metodologías como los cheques, el pago a través del móvil, las transferencias o las tarjetas de prepago. Fórmulas que permiten ahorrar las comisiones de cambio de moneda y no llevar encima una gran cantidad de dinero que podría ser objeto de robos, aunque dependiendo del país de destino, será o no posible utilizarlas. 

Por último, lo más importante es la estimación de la cantidad de dinero a cambiar. A veces a la hora de viajar se tiende a cambiar más dinero del que realmente se va a gastar y a la vuelta se realiza de nuevo el cambio a euros. Un hábito que aumenta el gasto porque este segundo cambio exige de nuevo pagar comisiones. Así, la mejor opción es estimar qué cantidad se gastará durante las vacaciones y limitar a cambiar ese importe.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.