Repsol logra su mayor beneficio en 6 años y eleva su dividendo después de 4

Repsol logró en 2017 su mayor beneficio neto en los últimos seis años, al alcanzar los 2.121 millones de euros (un 22 % más que en 2016), y va a proponer a la junta de accionistas elevar por primera vez desde hace cuatro años el dividendo a pagar a 0,9 euros, un 12,5 % más que en la actualidad.

La petrolera se ha beneficiado de la leve recuperación de los precios del crudo y del gas a partir de junio de 2017, aunque atribuye el crecimiento del resultado a los frutos de las mejoras en eficiencia y en sinergias, que en 2017 generaron 2.400 millones de ahorro.

De esta manera, Repsol, que prepara su nuevo plan estratégico, que presentará en meses, se anticipó en un año al objetivo que se fijó para 2018 en el plan vigente, que era de 2.100 millones de euros.

Repsol también redujo su deuda, que al cierre de 2017 era de 6.267 millones de euros, un 23 % menos que la que había un año antes.

En 2017 la compañía también alcanzó su mayor producción desde 2011, con una media de 695.000 barriles equivalentes de petróleo al día, un 0,7 % más que en 2016.

El año pasado fue especialmente bueno para la actividad de "upstream" (exploración y producción), que multiplicó por doce el resultado neto ajustado que tuvo el año anterior y alcanzó los 632 millones de euros, 580 millones de euros más que en 2016.

En el área de "downstream" (refino y comercialización), el beneficio neto ajustado fue un 0,3 % inferior -1.877 millones de euros-.

Repsol ha presentado también sus previsiones para 2018, en las que anuncia que propondrá a la junta de accionistas la mencionada subida del dividendo con cargo a 2017, así como una recompra del 100 % de la parte distribuida en acciones para compensar el efecto dilutivo del dividendo flexible, que permite cobrar esa retribución en efectivo o en títulos de la compañía.

De cara a 2018, la petrolera tiene previsto invertir 3.400 millones de euros, de los que 2.400 millones serán para el área de exploración y producción.

Para este año, espera superar la producción que ha tenido este año y sobrepasar los 700.000 barriles diarios y que el resultado bruto de explotación (ebitda) alcance unos 7.000 millones de euros, frente a los 6.723 millones obtenidos en 2017, es decir un 4,1 % más.

El consejero delegado, Josu Jon Imaz, ha presentado los resultados en una conferencia con analistas en la que ha descartado que para diversificarse Repsol pueda entrar en negocios regulados, dado que no dan los altos retornos que persigue la compañía.

También ha señalado que Repsol va a mantener e incrementar sus operaciones en Venezuela, pues es uno de los países con más reservas de petróleo en el mundo y porque están convencidos de que tendrán oportunidades allí en el futuro y es la "mejor opción" para los accionistas.

Las acciones de Repsol, que se revalorizaron un 10 % en 2017 y que acumulan un 46 % de subida en los últimos dos años, han cerrado hoy con un alza del 3,48 %, la tercera más alta dentro del Ibex 35, y su precio se ha situado en 14,705 euros.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.