Renuncia el director presidente de la brasileña Oi, en quiebra desde 2016

Oi, una de las mayores compañías de telefonía fija de Brasil que se acogió a la ley de quiebras en 2016 y actualmente reorganiza su deuda con diferentes acreedores, anunció hoy la renuncia de su director presidente, Marco Norci Schroeder.

En una reunión celebrada este viernes, la empresa escogió a Eurico de Jesus Teles Neto como nuevo director presidente interino "hasta que el Consejo de Administración delibere al respecto", según un comunicado remitido esta noche al mercado financiero.

La compañía expresó su "más profundo agradecimiento" a Schroeder por su "integral dedicación" y reconoció "las contribuciones y resultados significativos alcanzados a lo largo de su gestión, en particular en la conducción del proceso de recuperación judicial".

En junio de 2016, Oi se acogió a la ley de quiebras para reorganizar con sus acreedores el pago de deudas por 65.400 millones de reales (hoy unos 20.235 millones de dólares).

De acuerdo con datos de la compañía, Oi ya cerró acuerdos con unos 25.000 acreedores, pero afronta serias dificultades para renegociar las deudas que tiene con los grandes acreedores y accionistas.

Solo a los bancos públicos y a la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) les debe cerca de 11.000 millones de reales (unos 3.403 millones de dólares), en uno de los procesos de recuperación judicial, como se conoce en Brasil la ley de quiebras, mayores y más complejos de la historia del país.

Oi presentó en octubre pasado ante la Justicia de Río de Janeiro, encargada del caso, un nuevo plan de recuperación judicial que incluía una capitalización de 9.000 millones de reales (unos 2.800 millones de dólares).

La compañía trabaja para conseguir un consenso entre accionistas, titulares de bonos y acreedores con el objetivo de someter una propuesta a votación durante una Asamblea General de Acreedores, pero aún no lo ha conseguido.

De hecho, la Justicia ha retrasado ya varias veces la fecha de la asamblea, a petición de algunos acreedores, y ha quedado finalmente fijada para el próximo 7 de diciembre, en primera convocatoria, y para el 1 de febrero de 2018 en segunda.

En paralelo, el Gobierno de Brasil ha venido estudiando modificar la ley de quiebras a través de una proyecto o medida legislativa que enviaría al Congreso a fin de poder intervenir plenamente en la empresa de telecomunicaciones.

Gran parte de la deuda de Oi proviene de los problemas que le acarrearon su fusión con Portugal Telecom, efectuada en 2013 pero liquidada a comienzos de 2015 con la venta de los activos de la compañía lusa a la luxemburguesa Altice.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.