Renault descarta constituir provisiones tras la investigación del diésel

Renault no tiene intención de constituir provisiones para hacer frente a posibles responsabilidades tras la apertura de una investigación judicial en Francia por sus motores diésel ya que asegura que sus coches no llevan ningún dispositivo de fraude y cumplen con la normativa en vigor.

Este fue el mensaje repetido hoy por el director comercial del grupo automovilístico francés, Thierry Koskas, a las numerosas preguntas que se le hicieron durante la conferencia de prensa de presentación de los resultados comerciales de 2016, en el que sus ventas alcanzaron un nivel récord con 3.182.625 vehículos gracias a una subida del 13,3 %.

Koskas dijo que toman el procedimiento judicial abierto la semana pasada por la Fiscalía de París -que ha encargado la instrucción a tres jueces- "con la mayor seriedad y con la mayor atención".

Pero sobre la pertinencia de establecer provisiones, subrayó que "nuestra situación no es la misma que la de otros competidores", en una clara alusión a Volkswagen, que tras las acusaciones de la administración medioambiental de Estados Unidos en septiembre de 2015 por un dispositivo de fraude para camuflar las emisiones contaminantes de sus motores diésel reconoció su culpa.

El director comercial reiteró el mensaje de que "los coches de marca Renault y Dacia respetan la legislación" y "no hay dispositivos de fraude", lo cual no quita para que la compañía coincida con las autoridades en que hay que modificar los procedimientos de homologación para tener en cuenta el nivel de emisiones en condiciones reales de conducción.

"Es nuestra posición y no la hemos cambiado en un año", insistió el responsable, que dijo no prever un impacto particular sobre la venta de sus vehículos diesel por el procedimiento judicial abierto.

Para Renault, las ventas de diésel en Europa representaron el pasado año un 50,86 % del total, frente al 53,56 que habían supuesto en 2015. Unas cifras algo superiores a las del mercado en su conjunto (48,31 % en 2016, tras el 50,5 % en 2015).

Koskas hizo mención a esa disminución del peso del diésel en Europa y en particular en Francia (la caída en 2016 fue allí de cinco puntos porcentuales, al 54 %) al indicar que "seguimos la evolución del mercado y nos adaptamos a esa evolución".

Añadió que "nos adaptamos a la demanda del cliente. Tenemos una oferta diésel y de gasolina competitiva".

En el origen de este procedimiento judicial relativo a Renault está la acción de los servicios antifraude, que ahora hace poco más de un año registraron varias sedes de la empresa para averiguar si la marca del rombo utilizaba, como Volkswagen, mecanismos para dar informaciones engañosas sobre los niveles contaminantes de sus vehículos.

Esos registros se efectuaron para tratar de aclarar los resultados de varios modelos de Renault en las pruebas realizadas por una comisión técnica creada a instancias del Gobierno francés a raíz del escándalo Volkswagen, para verificar las emisiones contaminantes en condiciones reales de conducción.

Las cantidades de óxidos de nitrógeno (NOx) en condiciones reales de conducción, en particular para las versiones diésel de los modelos Captur y Espace y Renault, eran superiores a las que se habían obtenido en la homologación en laboratorio.

Renault lo explicó por los parámetros de sus motores en condiciones particulares de altas o bajas temperaturas, y el 8 de julio pasado presentó al Ejecutivo francés un plan de nueva calibración de esos parámetros.

Koskas dijo hoy que esa calibración ya se aplica en las cadenas de montaje para los coches nuevos, mientras que para los coches entregados a los clientes Renault espera la validación del plan "en las próximas semanas".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.