Plan portugués permite convertir castillos en hoteles para rehabilitarlos

Para sacar del olvido y el abandono varios de sus edificios históricos, el Gobierno portugués ha ofrecido un jugoso trato a inversores privados, que podrán convertir conventos y castillos en hoteles a cambio de rehabilitarlos.

La idea, bautizada como "Revive", es una iniciativa de los ministerios de Economía, Cultura y Finanzas para poner en valor parte del patrimonio de Portugal, deslucido con el tiempo y con siglos de historia a sus espaldas.

Aunque están repartidos por todo el país (hay un inmueble del siglo XVII en el archipiélago de las Azores), la concentración es especialmente mayor en la mitad norte del país, donde priman los monasterios y conventos, ahora posibles atractivos para el turismo, que ya representa cerca del 10 % del PIB portugués.

Coimbra, Vila Nova de Cerveira, Arouca, Amarante, Peniche, Caldas da Rainha, Cascais, Oeiras, Lagos, Portalegre y Évora son algunas de las ciudades portuguesas que se verán beneficiadas por este proyecto para revitalizar edificios, algunos de los cuales se encuentran actualmente "en avanzado estado de degradación", como reconoce el propio Gobierno.

En la lista figuran, por ejemplo, el castillo de Portalegre, construido en el siglo XIII; el Fuerte da Ínsua, que alberga en su interior un convento del siglo XIV y que fue erigido por orden del rey Juan I de Portugal, o el convento de Santo António dos Capuchos, del siglo XVII.

El trato que se propone para revertir la situación es que inversores privados presenten un proyecto para su rehabilitación y otorgar a quienes ganen el concurso la concesión del inmueble por un periodo que oscila entre los 30 y los 50 años.

Para ayudar a estos proyectos a echar a andar, el Ejecutivo habilitará una línea de crédito de 150 millones de euros para los inversores, aunque los privados también podrán acceder a ayudas de fondos de la Unión Europea (UE).

Lo que no cambiará será la propiedad de los edificios, que seguirán siendo del Estado portugués, y tampoco las modificaciones serán resultado del libre albedrío de los inversores, pues las eventuales obras deberán estar lo suficientemente justificadas para contar con la aprobación de las autoridades.

En ese punto, el de asegurarse el visto bueno, se encuentra Luís Antonio, arquitecto responsable del proyecto que se desarrollará en el Convento de Sao Paulo, un inmueble que terminó de construirse en 1721 y que, en pleno centro histórico de la ciudad de Elvas, ha sido el primero de los monumentos en ser otorgados en concesión.

Lo más complicado de este proyecto, explica Antonio a Efe, es "adaptar el edificio a un programa para hotel", que ya se sabe que será de cuatro estrellas y estará gestionado durante cuarenta años por Vila Galé, grupo hotelero luso con establecimientos en Portugal y Brasil.

"La idea es adaptar lo máximo posible el edificio al programa de hotel, de modo que la vivencia sea lo mas fácil posible", comenta al arquitecto, consciente de la dificultad de encajar entre estos muros, que albergaron a espartanas órdenes religiosas ahora desaparecidas, las comodidades de este siglo.

Además de en las habitaciones y el restaurante, elementos básicos de la rehabilitación, el proyecto, que tendrá una inversión de cinco millones de euros, se concentra en recuperar la iglesia adyacente, que, junto con oficios eclesiásticos, albergó un tribunal militar en 1887 y que hace unos meses quedó muy afectada por un incendio.

Los planos, aún en desarrollo, deberán ser presentados al Ayuntamiento de Elvas para su aprobación y, al margen de esta salvedad, seguirán el camino habitual de este tipo de obras, como subraya el arquitecto.

"Solo después de aprobado se podrá empezar a construir", zanja Antonio, que no dispone de fechas, como tampoco el programa "Revive", cuyos detalles para posibles inversores ya están disponibles en su página web.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.