Page: Castilla-La Mancha no permitirá que se blinde la miseria del Tajo

El presidente regional, Emiliano García-Page, ha tendido hoy la mano al nuevo presidente de Murcia, Fernando López Miras, para "discutir como comunidades autónomas aquello que es muy difícil arreglar en Madrid", si bien ha dejado claro que "Castilla-La Mancha no permitirá que se blinde la miseria del Tajo".

Así se ha pronunciado el presidente castellano-manchego, a preguntas de los periodistas en Toledo, sobre la petición que el nuevo presidente murciano hizo durante su toma de posesión de que se "blinde" el trasvase Tajo-Segura.

A juicio de García-Page, estas declaraciones "dejan al descubierto que sigue sin existir la famosa paz del agua que nos vendieron hace unos años, y lo que seguimos teniendo es la misma miseria, que algunos quieren blindar".

Y, en este punto, ha remarcado que, "bajo ningún concepto, Castilla-La Mancha va a permitir que se sustente un nuevo Pacto sobre el agua en la miseria de toda la España seca", al tiempo que ha recordado que el Tajo "clama y lleva muchos años muriéndose".

En cuanto a la negativa del Gobierno de Rajoy de conceder un decreto de sequía para la cuenca alta del Guadiana, García-Page ha insistido en que se va reclamar por vía parlamentaria "y con urgencia" que los decretos de ayuda a la sequía que tienen otras cuencas como la del Segura y el Júcar "sean también una realidad" en Castilla-La Mancha.

Ha agregado que "tanto derecho a las ayudas tenemos aquí como en el resto de España" y ha lamentado que éstas vayan destinadas en un 80 por ciento al Levante, cuando "donde deben ir es a la cuenca mayoritaria, que es la de esta comunidad".

Dicho esto, ha sentenciado que "la sequía no es de derechas ni de izquierdas" y que lo importante es que la gente "cumpla con su palabra y con los compromisos adquiridos".

Por ello, ha expresado su deseo de que se pueda avanzar en un "nuevo y auténtico" Pacto del Agua "porque, hoy por hoy, lo único que hay es una rendición absoluta de mis antecesores a todos los postulados por interés de partido", ha aseverado.

Preguntado si se planteará un nuevo trasvase a pesar de la crítica situación de los embalses de cabecera del Tajo, García-Page ha augurado que volverá a pedirse, porque "el Gobierno de España está dando el agua no de hoy, sino el que creen que puede haber en dos años o tres", lo que ha calificado de "desvergüenza".

En este contexto, ha insistido en la necesidad de que en el Levante hagan "un aprovechamiento óptimo" de las desaladoras que, según ha recordado, "nos costaron 550 millones de euros a todos los españoles, porque tal y como están las cosas, no va a haber agua "ni para unos ni para otros".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.