Organizaciones ecologistas piden prohibir el fracking en América Latina

Organizaciones ecologistas agrupadas en la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking (ALFF) pidieron hoy en Bolivia que se prohíba esta técnica de extracción de crudo por "los daños graves e irreversibles" que puede causar en la salud humana y en el medioambiente.

Entidades como la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), el Observatorio Petrolero Sur de Argentina o la Alianza Mexicana contra el Fracking instaron a los estados de la región a prohibir la extracción de hidrocarburos por fractura hidráulica, como han hecho otros países.

Según el pronunciamiento de la ALFF, difundido en un seminario que se celebra hoy en la estatal Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, el desarrollo del fracking vulnera los derechos humanos de las comunidades locales.

La consulta y el consentimiento previo, libre e informado; la participación y control social o la conservación de un medioambiente sano y equilibrado son algunos de los derechos contra los que el fracking atenta, según sus detractores.

En el ciclo de extracción, procesamiento y distribución de hidrocarburos mediante fracking se libera metano, un gas "87 veces más activo como gas de efecto invernadero que el dióxido de carbono", por lo que esta técnica es contraria a los compromisos de los estados contra el cambio climático, señala el comunicado.

La ALFF alerta de que la fractura hidráulica ha avanzado en la región sin estudios que evalúen correctamente sus efectos y ha afectado a comunidades indígenas y campesinas, barrios urbanos y áreas naturales protegidas.

Según el investigador del Observatorio Petrolero Sur de Argentina Felipe Gutiérrez, el fracking perjudica a la agricultura y la ganadería, "cuya convivencia con esa técnica es imposible", recoge el comunicado.

Los miembros de la ALFF también indican que el descenso de los precios internacionales del petróleo evidencia que el fracking es "inviable económicamente".

Los ecologistas destacaron el ejemplo de países como Francia, Bulgaria, Escocia u Holanda, así como del estado de Nueva York en EEUU, que han prohibido o declarado moratorias para esta técnica extractiva.

Asimismo, consideran que se "ha iniciado un vigoroso movimiento de resistencia al fracking en América Latina", que se concreta en la propia creación de la ALFF y en más de cincuenta municipios y comunidades que han prohibido la técnica en Argentina, México, Uruguay y Brasil.

Según las denuncias de comunidades afectadas, la fractura hidráulica causa incendios, derrames, explosiones, acaparamiento de agua, contaminación por desechos tóxicos y pérdidas de sustancias radioactivas en los pozos.

También provoca un aumento de la actividad sísmica en algunas zonas donde se practica.

Esta técnica de extracción inyecta en el subsuelo una mezcla de agua y productos químicos a alta presión para romper las rocas porosas que almacenan los combustibles y así liberarlos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.