Mazda presenta en Nueva York la versión con techo rígido del MX-5

El fabricante japonés Mazda ha presentado en Nueva York la versión con techo duro retráctil del descapotable biplaza MX-5.

La denominación comercial de esta nueva versión es MX-5 RF (retractable fastback) y se exhibirá en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York, que abrirá sus puertas al público del 25 de marzo al 3 de abril próximos.

El techo eléctrico se abre y cierra con solo pulsar un botón, una maniobra que se puede hacer con el coche en marcha hasta velocidades de 10 km/h.

Un vez abierto, el techo queda recogido de forma compacta y sin restar espacio al maletero, que es el mismo que en la versión con capota de lona.

Lo que tampoco cambia son los dos motores de gasolina con los que se podrá adquirir: el 1.5 l. SKYACTIV-G y el 2.0 l. SKYACTIV-G, con una transmisión manual de seis velocidades SKYACTIV-MT.

La novedad es que el MX-5 RF si que se podrá solicitar con cambio automático de seis velocidades.

El MX-5 RF también estrena el color Machine Grey, que ha sido elegido por la marca para acentuar las superficies del vehículo, en consonancia con el espíritu "KODO, alma del movimiento" que impregnan los diseñadores a los nuevos modelos de Mazda.

El color Machine Grey crea la sensación de que la carrocería se ha fundido a partir de un bloque macizo de acero, según el fabricante japonés.

Mazda ha hecho evolucionar su tecnología de pintura Takuminuri -desarrollada originariamente para el Soul Red, el primer color premium de Mazda- con el fin de obtener un acabado preciso y de alta calidad, con un efecto de acabado a mano semejante al realizado por un experto artesano.

El sistema emplea una estructura de tres capas de pintura: una capa de color, una reflectante y otra transparente.

La capa reflectante contiene partículas de aluminio de alto brillo extremadamente delgadas. Durante el proceso de secado se contrae y queda con una cuarta parte del espesor de las capas reflectantes normales.

Las partículas de aluminio forman una fina capa con un espaciado regular. Sobre ella, se aplica un acabado de alta densidad que aporta brillo cuando incide la luz y un genuino aspecto metálico a toda la superficie.

La capa reflectante y la capa de color llevan también un pigmento de color Jet Black. Este tono resulta visible en los espacios entre las partículas de aluminio y produce un matiz negro que intensifica el contraste.

El color Machine Grey se aplicará a varios de los modelos de la gama de Mazda, empezando por el Mazda CX-9, que saldrá a la venta en Norteamérica en primavera.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.