La megaaplanta solar marroquí de Uarzazate entra en funcionamiento

La primera fase de la megaplanta solar de Uarzazate (sur de Marruecos) ha entrado hoy en funcionamiento con una producción inicial de 160 megavatios.

La inauguración de esta primera fase o "Noor 1" se ha realizado en una ceremonia encabezada presidida por el rey de Marruecos Mohamed VI, en presencia del ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo, y la ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía de Francia, Ségolène Royal, así como todos los responsables gubernamentales y parlamentarios del país magrebí.

El director de la Agencia marroquí de la energía solar (MASEN, que gestiona todos los proyectos de energías renovables), Mustafa Bakuri, subrayó en su intervención en el acto que esta planta permitirá el almacenamiento durante 3 horas de energía limpia incluso tras la puesta del sol.

Noor 1 (Luz 1, en árabe) fue adjudicada en una licitación internacional en septiembre de 2012 a un consorcio liderado por la compañía saudí Acwa, con la empresa española Acciona como principal constructor, en un contrato de unos mil millones de dólares (900 millones de euros al cambio de hoy).

"El proyecto fue realizado por al menos 2.000 técnicos, el 87 % de los cuales son marroquíes", subrayó Bakuri, que subrayó que el megaproyecto solar constituye "el primero en el mundo de sus características".

Bakuri indicó que el Noor I será seguido por la puesta en marcha próximamente de las otras tres fases: Noor II con una capacidad de 200 megavatios con un ahorro de siete horas de energía, seguida por Noor III con 150 megavatios y una posibilidad de ahorro de hasta 8 horas, y finalmente Noor IV con 70 megavatios.

Todas estas fases están previstas en Uarzazate, a los que se añade otras plantas previstas en la ciudad marroquí de Midelt (centro) y en el Sáhara Occidental, concretamente en El Aiún y Bujador.

Con este macroproyecto de renovables, Marruecos se posiciona entre los países más comprometidos con la lucha contra el cambio climático; además, el país magrebí acogerá la cumbre climática COP 22 el próximo noviembre en la ciudad de Marrakech.

Marruecos tiene un ambicioso plan de energías renovables con el que aspira a proveerse en un 52 % del total de su consumo en energías limpias en el horizonte de 2030.

Para alcanzar este objetivo, el país magrebí deberá desarrollar entre 2016 y 2030 una capacidad adicional de 10.100 megavatios generados a partir de energías renovables y repartidos en 4.560 megavatios de energía solar, 4.200 megavatios de energía eólica y 1.330 megavatios hidroeléctricos.

El plan busca así reducir la extrema dependencia energética del país magrebí, actualmente cercana al 96 % del total al ser Marruecos un importador absoluto de productos petroleros, que le cuestan unos 8.000 millones de dólares anualmente.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.