La ampliación del aeropuerto de Heathrow recibe el visto bueno del Parlamento

La Cámara de los Comunes británica dio hoy respaldo al proyecto de ampliación del aeropuerto londinense de Heathrow, participado por la española Ferrovial, que costará cerca de 14.000 millones de libras (unos 16.000 millones de euros).

La construcción de una tercera pista en el aeródromo con mayor tráfico de pasajeros de Europa recibió el visto bueno parlamentario con 415 votos a favor y 119 en contra, lo que allana el camino para que en 2021 comiencen unas obras que aumentarán la capacidad máxima de Heathrow desde 85,5 millones de pasajeros anuales hasta 130 millones.

Los opositores a la controvertida ampliación han argumentado que incrementará la contaminación acústica en el oeste de Londres y tendrá consecuencias medioambientales negativas, mientras que sus defensores sostienen que impulsará a la economía británica a largo plazo y fomentará el empleo.

Ferrovial controla el 25 % del operador privado Heathrow Airport Holdings Limited, que gestiona el aeródromo y en el que también participan el fondo soberano catarí Qatar Investment Authority (20 %), el inversor institucional canadiense CPDQ (12,62 %) y el fondo de Singapur GIC (11,20 %), entre otros.

Por Heathrow transitaron el año pasado 78 millones de pasajeros, una media de 213.600 pasajeros por día, el 94 % de ellos en rutas internacionales.

Con la expansión, sus instalaciones aumentarán su capacidad operativa desde 475.000 vuelos al año hasta 740.000, entre llegadas y salidas, según los datos del operador aeroportuario.

El grupo estima además que la tercera pista puede crear a largo plazo hasta 180.000 puestos de trabajo en el Reino Unido y representará un beneficio económico de 187.000 millones de libras (213.000 millones de euros) para el país de aquí a 2050.

Algunas compañías aéreas han expresado temor a que la ampliación del aeropuerto lleve a un incremento de las tasas, a fin de contribuir a los costes del proyecto, y han pedido que se establezca un límite a esas eventuales subidas.

Uno de los principales críticos con la ampliación ha sido el ministro de Exteriores británico, el conservador Boris Johnson, elegido diputado en 2015 por la circunscripción de Uxbridge y South Ruislip, en las inmediaciones de Heathrow.

El ministro recibió hoy críticas por no haber participado en la votación, en la que el Partido Conservador exigía a sus parlamentarios posicionarse a favor de la expansión, al haber programado una visita a Afganistán.

A la tercera pista se han opuesto asimismo grupos ambientalistas como Greenpeace, que lamentó en un comunicado tras la votación que el proyecto impedirá "controlar los niveles ilegales de polución en el aire".

El director ejecutivo de la organización en el Reino Unido, John Sauven, anunció que tiene intención de llevar el proyecto ante los tribunales para "hacer cumplir las leyes que protegen de los humos tóxicos".

Cuatro ayuntamientos de la zona han avanzado asimismo en los últimos días que meditan tomar acciones legales contra el proyecto, y al menos dos de ellos han reservado partidas presupuestarias para cubrir los gastos de esos procesos, según han revelado medios británicos.

La expansión de Heathrow puede conllevar la demolición de cientos de viviendas en las localidades cercanas de Longford, Harmondsworth y Sipson.

Para tratar de mitigar el impacto, el Gobierno aprobó a principios de este mes un plan que contempla un fondo para compensaciones de 2.600 millones de libras (2.960 millones de euros), incluidos 700 millones de libras (800 millones de euros) para sistemas de aislamiento acústico.

El propio alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, se ha opuesto a la ampliación de Heathrow y ha defendido la construcción de una nueva pista en el de Gatwick a fin de aumentar la capacidad aeroportuaria del Reino Unido.

Algunos de los principales sindicatos del país se han mostrado en cambio en los últimos meses favorables a la expansión del aeropuerto debido al posible aumento de puestos de trabajo que traerá consigo.

El ministro de Transporte, Chris Grayling, describió hoy el respaldo parlamentario al proyecto de ampliación como "un momento verdaderamente importante" para la "historia" del país.

El plan, que a principios de este mes recibió ya el visto bueno del Ejecutivo, permite "seguir adelante, tras un debate que ha durado décadas, y marcar el camino hacia el futuro (del Reino Unido) como nación global en el mundo posterior al 'brexit'", afirmó.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.