Gobierno niega vacío de seguridad en aeropuerto Melilla tras colarse polizón

El Gobierno ha negado que exista "vacío de seguridad" en el aeropuerto de Melilla después de que un joven marroquí de 18 años fuera sorprendido el 7 de enero en la bodega de un avión tras colarse en la zona de seguridad de estas instalaciones con la intención de llegar a la península de forma irregular.

En una respuesta a una pregunta escrita de Ciudadanos (Cs) en el Congreso de los Diputados, a la que ha tenido acceso Efe, el Gobierno puntualiza que "lo que se ha producido es una vulneración indebida de las medidas existentes", para lo cual se están llevando a cabo medidas adicionales de seguridad "desde el mismo momento del suceso".

Entre esas medidas, que se pondrán en marcha de forma inmediata por parte de AENA, enumera la mejora del actual sistema de protección perimetral con la "mejora y renovación de equipamiento", así como con "procedimientos más adecuados para evitar situaciones como la producida en el aeropuerto recientemente".

AENA prevé este año una inversión y gasto de 960.000 euros en materia de seguridad en el aeropuerto de Melilla, de los cuales, aproximadamente la mitad se corresponden con inversión destinada a mejora de las instalaciones de seguridad dentro del programa continuo de mejoras de las infraestructuras del aeropuerto.

En su respuesta, el Gobierno reitera que las medidas activas y pasivas de seguridad del aeropuerto son "evaluadas continuamente, a nivel interno de AENA, por parte del área de control de calidad y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, dentro del Comité Local de Seguridad del Aeropuerto de Melilla, como parte de la autoridad competente, que es la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA)".

Cs Melilla, en una nota de prensa, ha acusado al Gobierno de "esquivar su implicación, estando informado previamente de los problemas del aeropuerto", ya que "recurre a vaguedades para eludir la responsabilidad de un suceso tan grave para el bienestar de todos los melillenses".

La formación naranja ha condenado "rotundamente" lo sucedido y sigue "señalando al Gobierno como responsable de todo lo sucedido", dado que "estaba advertido de antemano de un problema que terminó desencadenando una crisis que amenazó la seguridad de miles de melillenses".

Además, se ha preguntado por qué se va a realizar una inversión de 960.000 euros, que considera "desmesurada si, como afirma el Gobierno, el aeropuerto ya está cubierto activa, pasiva, humana y técnicamente".

El delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, ha declarado a Efe que esa inversión estaba prevista por parte del Ministerio de Fomento "desde mucho antes" de producirse este suceso, ya que fue a mediados de 2016 cuando AESA hizo una inspección en el aeropuerto "y en general está todo bien, con ciertas deficiencias que no son, bajo ningún concepto, peligrosas para la seguridad".

Ha explicado que esa fue la razón que motivó la decisión de hacer esas inversiones, que "no surgen como consecuencia de la entrada de este polizón".

También ha dejado claro que el aeropuerto de Melilla "cumplía y cumple con las normas de seguridad", también en su valla perimetral, aunque "desgraciadamente, aún así se puede producir una intromisión ilegal porque la seguridad no es 100 % posible, como ha dicho más de un ministro del Interior".

En una nota de prensa, la Delegación del Gobierno se ha preguntado "qué gana Ciudadanos insistiendo en alarmar a la población", y ha recordado que AESA es el organismo encargado de tomar medidas ante posible depuración de responsabilidades por lo sucedido, para lo cual ha abierto un expediente.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.