Gaza recobra provisionalmente el suministro de electricidad

La planta eléctrica de Gaza ha vuelto a su funcionamiento habitual con un ciclo de suministro de ocho horas cada doce, después de la entrada en la franja de suficiente combustible, informó la compañía eléctrica en un comunicado.

La directiva de la planta notificó que en las últimas horas había entrado combustible para reactivar la tercera turbina, lo que permitirá volver al suministro de hace una semana, antes de que comenzara la crisis energética.

El dinero para financiar el combustible ha sido donado por Catar como solución temporal a la crítica situación de la última semana, en la que los gazatíes sólo tenían acceso a electricidad alrededor de tres horas al día.

La donación catarí fue anunciada el domingo por el gobernante de facto en Gaza del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye, después de que miles de palestinos se echaran a la calle para protestar los recortes.

Por su parte, el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Rami Hamdala, dio hoy una rueda de prensa en Ramala donde pidió a Hamás que entregue la autoridad energética al Gobierno de unidad palestino para resolver esta crisis.

El mandatario instó al movimiento islamista a ser responsable y permitir al Ejecutivo que se haga responsable de las competencias de la franja, asegurando que "estamos listos para manejar todos los sectores en Gaza".

Hamás, que controla Gaza y el movimiento nacionalista Al Fatah, en Cisjordania, mantienen una ruptura política desde la toma del poder del movimiento islamista en 2007 que no han conseguido resolver a pesar de los numerosos intentos de reconciliación que han intentado.

Hamdala dijo que el funcionamiento de la planta eléctrica y la producción de luz cuestan unos dos millones de dólares al mes, una cantidad similar (1,8) a la que paga el Gobierno palestino también mensualmente por la electricidad que llega al enclave desde Egipto.

Por población y actividad comercial, Gaza requeriría en circunstancias normales de unos 600 megavatios al día, aunque suele disponer de la mitad.

Israel le transfiere de sus líneas unos 120 megavatios, Egipto otros 20, y otros 100 se generan en la envejecida planta siempre y cuando haya combustible.

La crisis estalló la semana pasada por los desacuerdos entre el movimiento Hamás y la ANP y su presidente, Mahmud Abás, sobre quién y cómo se debe pagar la factura del combustible que entra desde Israel.

Durante las protestas, inusuales en Gaza, los gazatíes pidieron responsabilidades a los gobernantes de Hamás, cuyas fuerzas de seguridad reprimieron las protestas con mano dura y arrestaron a cerca de 280 personas.

El portavoz del ministerio del Interior, Eyad al Bozzom, anunció hoy que se ha dejado en libertad a todos los manifestantes después de un encuentro con los líderes de las facciones palestinas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.