Fundéu BBVA: "stand-by", alternativas en español

"Modo de espera" o "reposo", en referencia al que adoptan determinados aparatos cuando no están completamente encendidos, y estar a la expectativa de algo o estar a la espera de algo, en contextos más generales, son alternativas preferibles en español a "stand-by", señala la Fundéu BBVA.

En los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como "Tu televisión te escucha, incluso cuando está en stand-by, y manda lo que oye a la CIA", "Las televisiones inteligentes podrían transformarse en micrófonos encubiertos, incluso aunque el usuario crea haber dejado en stand-by el televisor" o "El Mallorca pone en stand by la salida de Víctor Casadesús".

El "Vocabulario de telefonía y comunicaciones móviles", de la Universidad Antonio de Nebrija, propone "modo de espera" o "posición de espera" como "traducción de standby (mode)", en referencia al estado de un aparato que consume menos electricidad que cuando está en pleno funcionamiento, pero más que cuando se apaga.

Esta idea de actividad reducida queda asimismo reflejada en las expresiones "en reposo", "en hibernación" o "en suspenso" -y no "en suspense", tal y como indica el "Diccionario panhispánico de dudas"-.

Así, en las dos primeras frases habría sido preferible escribir "Tu televisión te escucha, incluso cuando está en reposo, y manda a la CIA lo que oye" y "Las televisiones inteligentes podrían transformarse en micrófonos encubiertos, incluso aunque el usuario crea haber dejado en suspenso el televisor". Respecto al tercero, habría sido mejor parafrasearlo, por ejemplo, de la siguiente manera: "El Mallorca deja aparcada la salida de Víctor Casadesús".

En el caso de que se prefiera "stand-by", se recomienda resaltar este en cursiva, o entre comillas si no se dispone de este tipo de letra, al tratarse de un extranjerismo.

Fundación del Español Urgente (www.fundeu.es), promovida por la Agencia EFE y el BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo y Prodigioso Volcán.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.