FAO promueve las ciudades pequeñas como motor rural de países en desarrollo

Las ciudades pequeñas pueden servir de puntos de conexión para el desarrollo agroalimentario en los países en desarrollo en los que no avanza la industrialización, dijo hoy la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La agencia señala en su último informe que la industrialización no se está produciendo en la mayoría de países del África subsahariana y se está retrasando en Asia meridional.

En ambas regiones, las personas que abandonan la agricultura de baja productividad pasan en muchos casos a dedicarse en las zonas urbanas a actividades informales de escasos ingresos.

Los países que se han quedado rezagados tienen como alternativa transformar las pequeñas ciudades y los pueblos en centros de una "economía rural no agrícola en crecimiento", ampliando segmentos como la comercialización, la elaboración, el envasado, la distribución y el almacenamiento de alimentos, según la FAO.

La agroindustria, que representa más del 50 % del total del valor añadido manufacturero en los países de ingresos bajos, puede convertirse así en una fuente de empleo para quienes dejan la agricultura en esos lugares.

La mitad de la población urbana de los países en desarrollo vive en ciudades y pueblos de menos de 500.000 habitantes, un mercado "potencialmente muy importante para la producción agrícola y para generar actividad económica más allá de la finca", afirmó a Efe el director adjunto de Economía del desarrollo agrícola de la agencia, Marco Sánchez-Cantillo.

En la economía de esos países influirá el crecimiento demográfico, pues entre 2015 y 2030 el número de jóvenes de 15 a 24 años de edad aumentará en cien millones, hasta los 1.300 millones de personas, la mayoría en las zonas rurales de África subsahariana.

Sánchez-Cantillo consideró que los mercados intermedios pueden ayudar a generar más empleo para estas personas en el campo y dar más oportunidades a los pequeños productores, por lo que instó a invertir en infraestructuras y desarrollar políticas que "exploten esas interconexiones" entre las pequeñas ciudades y las zonas rurales.

Asimismo, la FAO llamó a los agricultores a aprovechar la creciente demanda de alimentos en los mercados urbanos, de hasta el 70 % de los suministros nacionales, en medio de las tendencias de urbanización (la mitad de la población mundial ya vive en ciudades), cambio en las dietas y aumento de los ingresos.

El estudio pone de ejemplo la "dilatada" experiencia de América Latina, competitiva en los mercados agrícolas mundiales tras una serie de reformas y con países como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Honduras, México y Nicaragua que están ejecutando programas de desarrollo territorial rural para mitigar la pobreza, mejorar la educación y reducir las desigualdades.

Desde 1990, se calcula que un total de 750 millones de habitantes del medio rural han dejado de vivir por debajo del umbral de la pobreza moderada sin tener que migrar.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.