Falta de agua en embalse de Linsoles provoca quejas entre el turismo

La falta de agua en el pequeño embalse de Linsoles, en el Pirineo de Huesca, ha generado este verano quejas entre los turistas que acuden a la zona para practicar piragüismo, en respuesta a una oferta de actividades de aventura que incluye ésta y otras modalidades deportivas.

Uno de los afectados es Fernando Sacristán, que como cada año acudió con un grupo de amigos al valle de Benasque para poder llevar a cabo durante unos días una de sus aficiones estivales, surcar las aguas de Linsoles en piraguas y disfrutar del especial entorno de montañas que rodea el embalse.

En declaraciones a Efe, Sacristán reconoce que este verano fue una frustración para él y sus compañeros llevar al embarcadero las piraguas y comprobar que sólo había una montaña de barro que les impedía la práctica de la actividad.

El municipio de Sahún, ubicado junto al embalse, es uno de los principales perjudicados de la situación ya que sus aguas son un importante reclamo turístico cada año.

Así lo ha asegurado a Efe su alcaldesa, Lourdes Ascaso, para quien la actual imagen de Linsoles, con enormes depósitos de lodo a la vista que han afectado gravemente a la capacidad del embalse, es perjudicial de cara al turismo.

La edil asegura que la actual situación del embalse se debe a la gran riada registrada en junio de 2013 en el valle de Benasque, que arrastró al vaso del embalse cantidades ingentes de lodo que todavía permanecen en el mismo lugar.

Desde entonces, afirma, se ha instado desde el municipio a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) a que saque todo el lodo o permita a las empresas constructoras extraer los áridos para sus obras en marcha.

La demanda de caudales para la práctica del rafting aguas abajo de la presa, uso prioritario en virtud de un convenio de las empresas de aventura de la zona con el Gobierno aragonés y la necesidad de Acciona de turbinar complica aún más la situación de un embalse ya de por sí limitado por su pequeño tamaño.

Según la responsable municipal, a la demanda de caudal para el rafting y a la obligación de turbinar para producir energía se ha sumado la situación causada por el lodo depositado en el embalse, algo que hace que en muchas ocasiones sólo se vea un "hilo de agua" entre los áridos.

Ante la falta de respuesta de la CHE, el municipio de Sahún decidió adoptar la estrategia de solicitar permiso para realizar extracciones sucesivas de 500 en 500 metros cúbicos de lodo.

La edil señala que esta estrategia es la "única" posible para un pequeño municipio como el suyo ya que la extracción de cantidades superiores a los mil metros cúbicos exige la realización de proyectos e informes de un coste "impensable para nosotros".

El pasado mes de octubre, el municipio de Sahún decidió pedir permiso para realizar una primera extracción de áridos y desde entonces, según la edil, están a la espera de los pertinentes informes de la CHE, el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) y de Acciona.

Anteriormente, una empresa constructora que trabaja en la zona había solicitado extraer los áridos para aprovecharlos en sus contratas, pero su petición fue desestimada al faltarles, según la edil, algún documento.

Para Lourdes Ascaso, la utilización de estos áridos para la ejecución de obras en marcha en la zona como la mejora de la carretera de Cerler hubiera supuesto un "favor" para el municipio de Sahún.

Si la estrategia finalmente se cumple, el ayuntamiento prevé en primer lugar abrir un camino entre el lodo hacia el embarcadero a fin de posibilitar el acceso de las piraguas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.